La llegada de un nuevo bebé en una familia siempre alegra los corazones de todos los que la conforman.

Cuando Rayce un niño de Arkansas, EE.UU, supo que se convertiría en hermano mayor, no podía con la emoción, aún cuando ya tenía varios hermanos.

Al momento de la llegada del pequeño Tripp, Rayce sintió una conexión increíble con él, quien además habría nacido con Síndrome de Down. Rayce estaba tan contento de convertirse en hermano mayor que inmediatamente le brindó todo su cariño y amor al pequeño.

Así es que ahora este equipo es inseparable, y todas las tardes Rayce se acerca a el bebé para  platicarle su día y hacerle un regalo muy especial, cantarle “10.000 hours” una canción que asegura está escrita para ellos.

“Pasaría 10.000 horas y 10.000 más si eso se necesita para conocer ese dulce corazón. Puede que nunca llegue allí, pero lo intentaré si son 10.000 horas o el resto de mi vida, te voy a amar.”

Esto es un poco de lo que este gran corazón le susurra al oído con delicadeza a su hermanito, a quien además le asegura que “El amor no cuenta los cromosomas y que todos somos diferentes.”

Nicole, la madre de estos pequeños, ha compartido en redes sociales el hermoso vínculo que tienen, robándose el corazón del mundo entero y volviéndose virales.

Sin duda una hermosa historia que nos hace reflexionar sobre el respeto y amor que debemos darle a todas las personas de este planeta. ¡Felicidades por esta gran familia!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: