Ante la triste noticia del pasado 2 de febrero sobre el primer caso de coronavirus en un bebé con tan solo 30 horas de haber nacido en Wuhan, China, los expertos comienzan a preguntarse sobre los riesgos de contagio y peligro para la salud de los bebés y mujeres embarazadas.

La madre del recién nacido había dado positivo a coronavirus un par de días antes del nacimiento de su hijo. Afortunadamente, la atención médica brindada inmediatamente al bebé logró que su salud se estabilizara, sin embargo, los médicos no han podido definir si el bebé contrajo el virus a través del útero materno o simplemente lo contrajo al nacer.

Stephen Morse, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública Mailman, comentó a la BBC que “Es bastante posible que el bebé se haya contagiado de una forma muy convencional: inhalando el virus a través de las gotas expulsadas por la tos de su madre.”

El obstetra y ginecólogo Juan Caripidis Staveris comentó que dado que el COVID-19, mejor conocido como coronavirus, es muy reciente, los médicos no pueden confirmar con certeza los efectos o consecuencias de éste durante un embarazo.

Sin embargo, algunos médicos relacionan esta pandemia con algunas previas como el SARS y el MERS, en las cuales existían tres posibles escenarios según el trimestre en el que se encontrara la mujer embarazada.

Si el contagio ocurría en el primer trimestre la posibilidad de una incidencia de aborto era alta. Para el segundo trimestre, generalmente las mujeres tenían partos prematuros. Pero cuando una mujer en su último periodo se contagiaba de alguna de estas enfermedades, el riesgo disminuía.

Algunos datos estadísticos han confirmado que los niños tienen menor riesgo de contraer el virus debido a una rareza biológica que hace que sus células sean menos hospitalarias para el virus. Por su parte, las mujeres jóvenes corren menor riesgo de contagio a comparación de los hombres, principalmente aquellos mayores a los 40 años.

Si tú estás embarazada y tienes miedo de contraer el virus te recomendamos las siguientes medidas de higiene y seguridad:

  1. Mantente aislada de las personas.
  2. Procura estar en ambientes abiertos o con buena ventilación.
  3. Lava tus manos con agua y jabón de manera frecuente.
  4. Consume frutas y otros alimentos altos en vitamina C para evitar el contagio.
  5. Reposa sobre tu lado izquierdo para que puedas percibir el movimiento de tu bebé.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: