El asma y las alergias son detonantes para que los pacientes con COVID-19 enfermen de gravedad.

Si tú o alguien que conoces sufren de asma o alergias debes de tomar en cuenta que son población de riesgo ante la llegada del COVID-19 a tu país. Según la Organización de la Salud (OMS) y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, pacientes con estas afecciones pueden llegar a enfermar de gravedad.

De acuerdo a la Fundación para el estudio del asma y otras enfermedades alérgicas, es necesario tomar en cuenta lo siguiente ante un posible contagio de coronavirus:

Personas asmáticas y alérgicas tienen que tomar las mismas precauciones como sucede con cualquier otra enfermedad respiratoria.

Continuar realizando el tratamiento de base para los casos de asma y la alergia, lo que disminuye posibles complicaciones.

Ante síntomas de asma como por ejemplo; tos, silbido en el pecho o sensación de dificultad para respirar, debe asistir de inmediato a urgencias o cualquier centro hospitalario. Es vital llevar su propio inhalador, cámara espaciadora y mascarilla para el uso de inhaladores.

Diferencias entre una crisis de asma y coronavirus

Las crisis de asma presentan sintomatología similar a la que tiene el coronavirus. Tos, dificultadpara respirar e incluso se puede presentar un poco de fiebre. Es por eso que si notas algo extraño en los ataques de asma, te pongas en contacto urgentemente con personal médico capacitado para descartar haber sido contagiado por COVID-19

Las vacunas contra la neumonía, como la neumocócica y la vacuna contra Haemophilus influenzae de tipo B (Hib), no protegen contra el nuevo coronavirus; pero sí es conveniente usarlas para evitar otras enfermedades respiratorias.

Es necesario tener un plan de tratamiento efectivo contra el asma proporcionado por el médico donde se incluían los medicamentos necesarios para el paciente.

Aprender a reconocer los síntomas de asma es primordial: El incremento de la tos, presión en el pecho, silbido y dificultad al respirar. También los síntomas nocturnos por el asma tales como despertar súbitamente o descenso del flujo respiratorio. Si te es posible anota todas las horas del día donde los síntomas empeoran y ve a una valoración médica.

Todos tenemos a una persona cercana que entra en la población de riesgo ante el coronavirus. Nuestra responsabilidad es cuidarla evitando salir lo más que podamos mientras la pandemia pasa. Comparte.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: