Charles Chaplin fue un hombre que no sólo marcó una época con sus actuaciones sino también con su forma de pensar, fue considerado como uno de los hombres más brillantes que incluso en la actualidad sigue dando mucho de qué hablar.

Uno de sus mejores trabajos ha sido un poema que ha generado gran controversia acerca de si es suyo o no, sin importar la verdad podemos decir que este poema ha sido una obra maestra que ha ayudado a muchas personas.

A lo largo de nuestra vida siempre existirán distintos caminos, siempre debemos elegir el que pensamos nos conviene más. En muchas ocasiones nos enfocamos en el camino que otros están tomando. Centrándonos en sus logros, sus errores, en cada paso que dan y sobre todo en lo que haremos o no para imitar o diferenciarnos de ellos. Y esto seguirá hasta darnos cuenta que no se trata de seguir el camino de los demás sino en poner atención en el propio hasta hacerlo el camino correcto.

Durante las primeras décadas del siglo XX, Charles Chaplin se convirtió en todo un icono por sus excelentes comedias, las cuales revolucionaron el mundo del cine cambiando la forma de escribirlo y actuarlo, demostrando que podía hacer reír y llorar al público.

Aunque es considerado como uno de los hombres más graciosos de la historia, la palabra ¨genio¨ es más adecuada para un hombre con gran talento y sabiduría que incluso fue alabado por Einstein y Freud.

Durante una reunión, Albert Einstein se acercó a Charles:

“Lo que más admiro de tu arte, es que es universal. Sin decir palabra alguna, todo el mundo te entiende y te admira”.

A lo que Chaplin le contestó:

“Gracias, pero tu fama es mucho más grande, el mundo te admira aún sin entenderte”.

Una de las situaciones más controversiales en la vida de Chaplin fue acerca del poema que escribió en su cumpleaños número 70, no se debe al hecho de haberlo escrito sino al hecho de que pocos creen que en verdad es de él. Muchos estudiosos piensan que Chaplin pudo sacarlo del libro “When I Loved Myself” de Kim y Alison McMillen, mientras que otros no dudan que él sea el autor y es que en sus películas siempre nos mostró los valores principales de este poema.

Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta y en el momento exacto y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene un nombre… ”AUTOESTIMA”.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… ”AUTENTICIDAD”.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente y comencé a ver todo lo que acontece y que contribuye a mi crecimiento. Hoy eso se llama… ”MADUREZ”.

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, solo para realizar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o la persona no está preparada, inclusive yo mismo. Hoy sé que el nombre de eso es… ”RESPETO”.

Cuando me ame de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable…, personas, situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó esa actitud egoísmo. Hoy se llama… ”AMOR PROPIO”.

Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé que eso es… ”SIMPLICIDAD”.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y con eso, erré menos veces. Hoy descubrí que eso es la… ”HUMILDAD”.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… ”PLENITUD”.

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene una gran y valiosa aliada. Todo eso es… ”SABER VIVIR!”.

Debemos tener en cuenta que el amor a si mismo es el principio y el fin. Sin él no podemos amar a los demás ni dejar que alguien más nos ame. Esto lo sabia muy bien Chaplin, incluso aceptaba que no era un camino fácil, se debe de tomar con mucha madurez, respeto, autenticidad, humildad, entre otras cosas.

Este genio nos enseñó que todo en esta vida se relaciona y que debemos amarnos a nosotros mismos para poder ayudar a los demás a que se amen.

¿Habías escuchado antes de este poema? ¿Qué opinas acerca de él?

Fuente consultada: bioguia

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

ESCRIBE TU COMENTARIO: