En la vida, todos tenemos nuestra historia, nuestras cargas y nuestras circunstancias. Pero es importante recordar que la humanidad es lo que nos hace ser lo que somos.

Joey Mustain, un padre de tres hijos, sabe bien a qué me refiero. Un día, estando con una de sus hijas comiendo en un restaurante, se encontró con un hombre sin hogar y con su destino.

El vagabundo entró al restaurante, donde le hicieron una pregunta especial que tendría también consecuencias especiales.

I took Stella to Chick-fil-A today. It's our normal daddy/daughter spot. It's clean, so good, and the playground has a…

Publicada por Joey Karen Mustain en Lunes, 25 de enero de 2016

Joey entró al restaurante en Tennessee, EEUU y pidió un helado para él y otro para su hija. Entonces vio al vagabundo.

El hombre preguntaba si a alguien le sobraba comida que no fueran a tomarse y pudieran dársela voluntariamente.

Joey observo desde la mesa en la que estaba sentado con su hija, que estaba bastante desaliñado, cubierto de barro, con el cabello largo y sucio, por lo que los clientes del restaurante intentaban mantenerse alejados de él.

A pesar de ello, él sonreía amistosamente a los clientes del restaurante y parecía un hombre agradable.

Nadie le dio comida y entonces Joey se fijó en algo curioso: El dueño del restaurante se acercó al vagabundo y comenzó a hablar con él. Como estaba cerca de su mesa, pudo escuchar la conversación. Y no se trataba de darle sobras de comida.

Este le hizo una propuesta que nadie esperaba: le daría comida buena y caliente. La condición para ello era únicamente que oraran juntos.

A Joey le emocionó ese momento.

Aunque todo el restaurante estaba al completo y todo el personal trabajaba a destajo, el jefe salió y pidió que todos se detuviesen un momento y orasen juntos por el hombre sin hogar.

Joey se emocionó y le dijo a su hija Stella que estuviese atenta a lo que estaba ocurriendo. Ambos donaron su comida y oraron.

Me gusta enseñar a mi hija sobre el día a día de la vida”, escribió Joey en su página de Facebook donde también compartió alguna foto de ese mágico momento.

Es un gesto maravilloso ver cómo algunas personas se ponen en el lugar de quienes están pasando por alguna situación vulnerable.

Comparte la historia si a ti también te emociona y aplaudes esta lección de humildad y generosidad.