Imagina que te enteras a la edad de 60 años que estás embarazada. ¿Qué harías?

Esto es lo que les pasó a Atifa Lijajic y Serif Nokia. Cuando recibieron la noticia no podían creer que iban a convertirse en padres a su edad.

Aunque Serif no estaba muy convencido con la idea de tener un bebé a sus años, decidió apoyar a su esposa que sí lo deseaba… pero no sabía lo que iba a pasar después.

La pareja estuvo durante mucho tiempo con tratamientos de fertilidad que no resultaron satisfactorios. Y según avanzaba el tiempo, las posibilidades de lograr ser padres se iban reduciendo, aunque Atifa no perdía la esperanza.

Con sus deseos de ser madre, en el momento que supo que venía en camino una niña, no dudó ni un segundo en seguir adelante y tenerla.

“No temía por mi vida. Dios me dio coraje. Jamás me he sentido más feliz”, expresa la orgullosa madre.

Durante el último trimestre hubo algunas complicaciones pero Serif se encargó de cuidar de su esposa.

La preciosa bebé, a la que llamaron Alina, nació sana, pero no paraba de llorar. Esto agotó la paciencia del reciente papá y él las abandonó.

“Tengo 68 años y tengo el corazón débil. No es posible descansar, dormir una noche completa”, manifiesta el Sr. Nokia al hablar de las razones que lo llevaron a marcharse.

Atifa está esperando la ayuda de la gente para poder salir adelante con su preciosa bebita sin su marido al lado, ya que como tuvo que estar tanto tiempo en reposo, se quedó sin trabajo y no tiene recursos para cubrir los gastos que tiene con la bebé.

¿Qué opinas? ¿Serías madre con esa edad? Comenta y comparte esta increíble historia.