Vivir en la calle no es nada que una persona elige hacer por que quiere. Los que sin embargo viven en las calles seguramente tienen una vida difícil y están acostumbrados a que la gente los mire raro y feo. Esto me parece muy triste y opino que la gente debería terminar con esto.

De todas formas – esta historia se trata de una mujer que quiere hacer diferencia.

La buena mujer se llama Casey Fischer. Un día cuando estaba sentada en un café vio como un hombre estaba coleccionando unas moneditas. Parecía que se le habían caído en la calle y parecía como si necesitaba cada centavo.

Casey lo observó por un momento desde distancia. Después de un corto tiempo ella vio que él entró a un café, Dunkin’ donuts, donde Casey estaba sentada.

Entonces ella escuchó su comentario a la cajera. Él solo había logrado encontrar un dollar.

Dunkin' Donuts is giving customers free coffee on Nevada Day!(Pic: Dunkin' Donuts)Read more >http://bit.ly/2yNPJ37

Publicada por FOX5 Las Vegas en Martes, 24 de octubre de 2017

Entonces Casey se levantó y se acercó al hombre y dijo algo como: ¿Te puedo invitar a un café y un sandwich?

El hombre no fue muy amable en ese momento, pero aceptó su oferta.

La próxima pregunta que le hizo fue si el hombre se quería sentar con ella.

Al principio el hombre se vio un poco sorprendido, pero se llevó su café y su sandwich y se sentó en su mesa. Le contó que se llama Chris y explicó su comportamiento. Fue entonces que reveló lo que Cassey había sospechado, que era un sin techo y que por eso la gente acostumbraba a ser mala con él.

Luego también decidió revelarle algo a Cassey: Eran las drogas las que lo habían puesto en la situación que estaba y por eso se detestaba.

In my happy place

Publicada por Casey Fischer en Miércoles, 8 de marzo de 2017

Chris le contó a Cassey que su madre había muerto de cáncer hace mucho tiempo. Pero él todavía tenía un sueño, y esto conmovió mucho a Cassey. Chris le explicó que quería ser un hijo del que su mamá podía estar orgullosa.

Cassey y Chris seguro hablaron durante una hora, si no fue más, antes de que Cassey que estudiaba, miró el reloj y se dio cuenta de que tenía que regresar a la universidad.

Pero cuando ella se levantó Chris le pidió que esperara – solo por un segundo.

Cassey vio como el hombre sacó un lapicero y un papelito arrugado. Él quería escribir un mensaje.

Cuando lo terminó lo puso en la mano de Cassey. Y también pidió disculpas porque su letra no era las más bonita.

Se despidieron y cada uno siguió con su vida.

Casey se fue al auto y abrió la nota – y ahora entendió que lo que había hecho por ek hombre había sido mucho más que solo “initarlo” a un poco de comida. Ella luego publicó la nota en Facebook. Esto era lo que decía en el papel:

“Quería suicidarme hoy, pero gracias a ti ya no lo quiero hacer. Gracias, hermosa persona”.

Un pequeño, pero amable gesto puede significar mucho para una persona. Recuerda eso la próxima vez que te encuentres con alguien que no lo tiene tan bien como tú. En la mayoría de las veces no tenemos ni idea de lo que la gente lleva en su “equipaje de vida”. Pero una cosa sí es segura. Todas las personas tienen derecho a ser bien tratadas.

today I went to Dunkin and saw a clearly homeless guy singing on the side of the road and picking up change. Eventually…

Publicada por Casey Fischer en Miércoles, 20 de mayo de 2015

Casey puede estar muy orgullosa de lo que hizo por este hombre ese día. Si quieres puedes compartir esta historia para recordar a todos de ver a TODAS las personas y ser amables.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: