Danielle y Joseph soñaban con convertirse en padres, pero lamentablemente los intentos que habían tenido por más de dos años, habían sido fallidos. Sin embargo, en marzo de 2017 la pareja recibió la mejor noticia que podrían haber recibido: ¡Danielle estaba finalmente embarazada!

Lo que la pareja no esperaba es que en uno de sus chequeos clínicos, el médico le confirmó que a sus seis semanas de embarazo había logrado percibir no solo un corazoncito latiendo, sino que ahí dentro había dos gemelitos creciendo.

A pesar de que fue una gran sorpresa, Danielle y Joseph no se desconcertaron mucho, ya que ambos tienen gemelos en sus familias; por lo que se emocionaron mucho con esta noticia.

El embarazo marchaba en forma, Danielle cumplía con los cuidados que debía tener para el buen desarrollo de sus bebés; pero unas semanas después los médicos le pidieron que regresara para hacerle una revisión de rutina.

Fue ahí donde la pareja recibió una noticia que los dejó sin palabras, pues el vientre de Danielle había estado escondiendo a un tercer bebé; así es, ¡la pareja iba a tener trillizos! Los dos no cabían de la emoción y al mismo tiempo tenían nervios pues tener tres bebés al mismo tiempo seguramente sería un reto complicado.

“¿Cómo podríamos manejarnos con tres regalos tan preciosos? Pero unas semanas después comenzamos a sentirnos más seguros y preparados para el fantástico viaje que el destino nos tenía preparado. El médico nos recomendó que no comentásemos la noticia hasta ver que todo iba bien. Nosotros seguimos las recomendaciones de médico y no dijimos nada. Todo parecía ir bien.” – comentó Danielle durante una entrevista.

Con forme pasaban los días, la panza de Danielle crecía y crecía, pero la pareja vivía con mucha incertidumbre sobre lo que pasaría con sus bebés, ya que este tipo de embarazos suelen ser de alto riesgo.

Cuando los bebés cumplieron los tres meses de gestación, Danielle y Joseph acudieron al médico para una revisión mensual y fue mientras le realizaban una ecografía que los médicos encontraron algo muy peculiar.

«Siento mucho tener que decir esto, pero…” dijo la ginecóloga que atendía el embarazo.

Con estas palabras la pareja se preocupó muchísimo y le pidieron a la doctora que les hablara con la verdad, por lo que la ginecóloga continuó:

“Siento mucho tener que decir esto, pero… ¡¡son cuatrillizos!!” – comentó sorprendida.

La posibilidad de tener cuatrillizos de manera natural, sin intervenciones o procedimientos, es de una entre 700,000 embarazos, lo cual hace de Danielle y Joseph una familia muy especial.

Finalmente, con 28 semanas de gestación Zoey, Lyla, Arya y Maya nacieron el 16 de agosto de 2017, trayendo consigo una nueva vida llena de retos, esfuerzo y sobretodo de alegrías.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: