Un perro diagnosticado con coronavirus murió el lunes en Hong Kong. El animal, de 17 años, pertenecía a una paciente que se recuperó del COVID-19. Se trata de la primera mascota del mundo en fallecer a causa de la enfermedad, informa ‘South China Morfina Post’.

La dueña había mantenido el cuerpo del perro en su domicilio sin haber advertido de su muerte a las autoridades ya que “no estaba dispuesta a que le realizaran una autopsia para descubir las causas del fallecimiento, aseguró un portavoz del Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación.

Según el citado medio, la mujer de 60 años había sido hospitalizada el pasado 25 de febrero y fue dada de alta el 8 de marzo.

Desde el 26 de febrero el perro había estado en cuarentena en una perrera gubernamental, donde se le hicieron hasta cinco test que arrojaron “positivos débiles” por coronavirus. Las últimas pruebas, realizadas el 12 y 13 de marzo indicaron que el perro había sanado.

El sábado el animal se reunió con su dueña y murió el lunes en su domicilio.

Comparte la nota: