Wyley Simpson, estadounidense, nació siendo una mujer y pasó 6 largos años con duros tratamientos hasta conseguir el aspecto masculino que deseaba y sentía que necesitaba tener. Intentó por todos los medios hacer desaparecer sus rasgos femeninos pero ni lo más intenso de su tratamiento evitó el futuro que le esperaba vivir.

Wyley, que es técnico en una veterinaria, conoció a su pareja que es profesor de yoga y danzas, a través una página web. Al poco tiempo de conocerse, empezaron a vivir juntos, pero tuvieron que pasar por una dramática situación. Su casa fue devastada por el fuego.

“Se quemó mucho pero nos unimos mucho más, lo malo y la basura se fue en el incendio y nos permitió tener más espacio en la casa”.

Cuando su casa se incendió, se fueron a vivir a una camioneta que tenían. Se acostumbraron a viajar en ella con su perro Cyrus pero pronto Wyley comenzó a sentir mareos y un cansancio inusual. Por ello, se hizo varias pruebas de embarazo que sorprendentemente dieron positivas.

La pareja decidió entonces formar una familia y tuvieron a su hermoso bebé Rowan.

Wyley confesó que de primeras se sintió muy frustrado con la situación. Su cuerpo volvía a tener un aspecto demasiado femenino que no deseaba tener.

“Pasé un largo tratamiento de 6 años y durante el embarazo debí dejar de hacerlo, no quería regresar al comienzo, me veía muy femenina para lo que quería”, dijo.

Qué preciosa historia de amor y felicidad de una linda pareja con su bebé ¿no crees? Deja tu opinión y comparte con tus seres queridos.