En ninguna casa suelen faltar los yogures porque a casi todo el mundo le gustan. Así que hoy te enseñamos la manera de hacer tus propios yogures caseros que no tienen nada que ver con los que puedes comprar en los supermercados. Estos no tienen conservantes ni el resto de compuestos artificiales que desvirtúan el auténtico sabor de un buen yogur de toda la vida.

Lo mejor de todo es que con esta receta no necesitas una yogurtera, sino que la haremos de la forma tradicional. A pesar de eso, no penséis que vamos a pasarnos largas horas preparándolos en la cocina, sino que el proceso no nos llevará más de una hora y luego necesitaremos unas 7 u 8 de espera.

Debido al reposo que necesita, lo más recomendable es que lo prepares por la noche para poder disfrutarlos al día siguiente.

Solo necesitamos los siguientes ingredientes:

Ingredientes:

– 1 yogur natural
– 1 litro de leche
– 1 olla
– 1 batidora o varillas de cocina
– 1 termo
– 1 termómetro de cocina (opcional)

Paso a paso:

Calienta el litro de leche en una olla a 45ºC y remueve para que esté igual de caliente por todo el recipiente. Puedes calcular fácilmente la temperatura con el termómetro, pero si no cuentas con uno,  puedes tomar como referencia el momento en el que la leche comienza a echar humo y a levantar un poquito.

En este momento, añade el yogur natural a la leche y utiliza las varillas de cocina para removerlo bien y que quede todo uniforme. También puedes ir más rápido si tienes una batidora eléctrica.

Después, vierte la mezcla en un termo, tápalo bien para que el calor no se escape y déjalo reposar durante 7 u 8 horas.Si lo prefieres, también puedes repartir la masa en vasitos individuales de barro y taparlos con film transparente como se ve en la siguiente imagen. Pero una vez lo tengas listo, arropa los vasitos con un paño grueso para conservar lo mejor posible el calor. Deja entonces que repose las 7 u 8 horas.

Pasado el tiempo de reposo, ¡nuestro sabroso yogur casero ya estará listo!

Si te gusta una textura un poco más consistente,  solo tienes que dejarlo reposar un par de horas más.

Cuando tu yogur esté ya listo, mételo en el frigorífico hasta que vayas a consumirlo. ¡Aguantará entre 8-10 días en la nevera! ¡Te aseguro que no querrás volver a comprar los del supermercado!

¡Cuéntanos cómo te han salido! Comparte esta receta con tus [email protected] para que descubran lo fácil que es tener yogures caseros, sanos y sabrosos.