Según informa Europa Press,  Un médico de Wuhan declaró bajo anonimato a una agencia japonesa de noticias Kiodo que se manipuló información del balance del nuevo coronavirus, por parte del Gobierno chino con el objetivo de disminuir el número de personas contagiadas bajo la reciente visita del presidente del país la semana anterior, Xi Jinping, a la ciudad de Wuhan.

Un médico local que trabajó de forma directa en un centro de cuarentena, afirmó que había pacientes que aún tenían síntomas del coronavirus y estaban obteniendo el alta médica. Además se suspendieron varias pruebas a pacientes con el único objetivo de rebajar considerablemente el número de contagiados por este virus.

Este mismo médico declaró que «no es fiable» el informe que lanza el Ministerio de Sanidad chino e indica que el Ejecutivo se tomó la libertad de reducir el número de pacientes con tratamiento por COVID-19 con el objetivo de demostrar al presidente del país que habían logrado vencer la batalla de esta pandemia mundial.

El doctor, de 40 años tiene la potestad de decidir que pacientes reciben el alta y cuales no, por este motivo ha realizado estas declaraciones ya que ocultando estos datos a la población puede desencadenar en otro nuevo brote por la falta de información veraz.

El Ministerio de Sanidad chino exige que todos los pacientes que sean dado de alta de coronavirus deben hacerse dos pruebas de coronavirus, dar negativo, y comprobar que el paciente no tiene neumonía y debe realizar una tomografía para recibir este alta hospitalaria.

Pero según el médico, días previos a la visita del presidente a la ciudad, varios pacientes que tenían todavía síntomas de neumonía diagnosticado por un especialista de la autoridad china de control y prevención de epidemias. Por lo que días antes de la su llegada este doctor confirma que el criterio para que un paciente fuese dado de alta era muy débil y comenzó el alta masiva de pacientes con síntomas por coronavirus.

El médico chino, declaró en varias entrevistas que pacientes que aun tenían síntomas tales como fiebre no siguieron realizándose los análisis de sangre pertinentes para detectar los anticuerpos durante la infección, de tal manera que esto ha provocado que pacientes sospechosos de seguir con síntomas han sido devueltos a sus casas.

Xi Jinping, presidente de China visitó la ciudad de Wuhan el día 10 de marzo, el epicentro de la pandemia, y agradeció al Gobierno todos los avances realizados en materia de prevención y control del nuevo coronavirus. Según indica el Ministerio de Sanidad chino, más de 58.000 personas recibieron el alta hospitalaria tras haberse curado de coronavirus COVID-19.

Fuente: La Nueva España