Nos encantan este tipo de historias porque nos muestran la gratitud que los animales nos brindan cuando son ayudados.

Este ex oficial de las fuerzas especiales de Georgia en EEUU llamado Mike Cardenas, asegura que un pequeño colibrí al que rescató y curó hace 4 años, sigue regresando agradecido cada primavera para visitarlo.

Esta se ha convertido en una bonita amistad muy especial para Mike. Cuando el colibrí apareció en 2015 con sus alas rotas y sin poder volar, Mike lo recogió y comenzó a llamarlo Buzz.

Lo llevó a su casa para alimentarlo e hidratarlo hasta que estuviese recuperado. Después de un tiempo bajo los cuidados de Mike, Buzz recuperó sus fuerzas y su salud lo suficiente para decirle adiós a su amigo humano y continuar con su camino.

Buzz estuvo con Mike durante 8 semanas, formando parte de su familia y creando este vínculo tan especial.

“Volaba por el patio y regresaba cuando se agotaba. Esta era su zona de confort” ,menciona Mike.

Al llegar el invierno Buzz se vio con fuerzas para alzar el vuelo y simplemente se fue. Pero no abandonó a su nuevo amigo. Cada año desde hace 4, regresa en primavera con su familia humana para mostrarles su gratitud.

La última primavera Mike estaba preocupado porque su amigo Buzz no regresaba como siempre, pero solamente se había retrasado un par de semanas y llegó de su migración anual para ver a su amigo.

Algunas personas dudan que sea el mismo pajarillo el que cada año regresa al patio de Mike, pero él sabe que es Buzz y comenta que  “los colibrís al azar, no aterrizan en tu mano”.

Este es un ejemplo más de que los animales tienen sentimientos y son capaces de crear vínculos muy especiales con las personas cuando estas los tratan con amor y respeto.

¿Te ha pasado algo parecido alguna vez? ¿Qué opinas de esta bonita relación de amistad? Déjanos tu comentario y comparte con tus [email protected] y tus seres queridos.