Ya han pasado más de 240 días y la vida de los australianos no corre peligro dado que por fin ya no hay brotes. Pero varios incendios afectaron a miles de millones de animales y también a millones de hectáreas de vegetación.

En julio de 2019 empezaron los incendios pero por suerte en marzo de 2020 las llamas se han detenido todo gracias a las autoridades, voluntarios y por supuesto a las fuertes lluvias.

El día 2 de marzo el Servicio de Bomberos Rurales de NSW (Nueva Gales del Sur)  confirmaba la buena noticia:

Por primera vez desde principios de julio de 2019, actualmente no hay vegetación en llamas en #NSW. Eso significa, más de 240 días de actividad de incendios para el estado”, escribió la cuenta.

El 13 de Febrero de 2020 el subcomisario de RFS, Rob Rogers, afirmó que todos y cada uno de los incendios que en ese momento estaban activos se extinguieron. 

Fue una temporada realmente devastadora tanto para la vegetación, como para los bomberos, como para los residentes que han sufrido tanto”.

Todos los estados australianos fueron afectados por estos incendios, pero en concreto Nueva Gales del Sur fue una de las más afectadas, y Sydney en diciembre midió la calidad del aire y su resultado fue once veces el nivel «peligroso».

En estos momentos las autoridades trabajan para ayudar a todas las familias a recuperar sus vidas. 

Fuente: El Confidencial | Yo Tengo Voz

 

Comparte la nota: