En la actualidad, la obesidad infantil es uno de los problemas se salud pública más serios que puede preocupar a un padre. Si bien, muchos piensan que el niño perderá esos «kilitos de más» cuando crezca y se desarrolle, la realidad no siempre resulta tan sencillo. De hecho, esa condición puede ser bastante perjudicial para el desarrollo del menor.

Arya Permana, el chico que se hizo mundialmente famoso por ser «el niño con más peso del mundo», dado que su peso casi llegaba a los 200 kilos y apenas tenía 10 años. Ahora, cuatro años después de haber comenzado su dieta, luce muy diferente… ¡Su transformación es increíble!

En 2016, Arya Permana se hizo famoso por ser «el niño con más peso del mundo».

Puesto que a la edad de apenas 10 años, su peso ya llegaba a los 195 kilos (el peso de un adulto con sobrepeso). Por supuesto, tal grado de obesidad no era saludable.

Sus padres estaban preocupados por el riesgo de que sufriera un infarto debido a su alta presión arterial.

Por lo que decidieron acudir a un médico que le recomendó una grandiosa dieta y que ahora ha demostrado ser muy efectiva.

Hoy en día, el «pequeño» Arya tiene 14 años y gracias a su régimen alimenticio y una saludable rutina de ejercicio luce muy diferente.

De hecho, ahora puede tener una vida «normal» como la de cualquier otro niño de su edad; jugando y saltando por el parque.

Pero su secreto no solo está en comer bien y hacer ejercicio.

El menor también enfrentó una cirugía de banda gástrica para acelerar su transformación y así poder alcanzar su peso ideal.

Anteriormente, Arya «solo comía y dormía», según contaron sus padres el año pasado.

De hecho, debido a su sobrepeso, el joven no podía caminar ni sentarse sin la ayuda de nadie.

Su historia se hizo famosa rápidamente luego de que alguien la compartiera en las redes sociales.

¡Y el mundo entero quedara consternado por el peso del menor!

Ahora, Arya ha perdido más de 70 kilos y se encuentra en la etapa más saludable de su vida.

«Estamos muy felices de verlo llevando una vida saludable. Es muy activo y se encuentra en buen estado de salud», aseguraron sus padres.

Además de su rutina de ejercicios, el pequeño tiene una dieta que le permite bajar de peso rápidamente.

La misma consiste en aumentar las fibras vegetales y reducir los carbohidratos.

«No hay peor dolor que el de ver sufrir a su propio hijo», cuenta la madre del joven.

«Ninguna madre quiere dejar de alimentar a sus hijos, pero tuve que hacerlo ya que mi pequeño estaba perdiendo la vida».

Gracias a su gran trabajo, que fue duro y fuerza de voluntad, Arya puede irse caminando a la escuela, juega bádminton y fútbol.

E incluso corre más de un kilómetro diariamente.

Sus padres, Rokayah Somantri y Ade Somantri, ahora están más felices que nunca, puesto que su hijo finalmente puede llevar una vida normal.

Ahora, tras su increíble cambio de aspecto, y tras años de dura batalla, luce delgado y muy bello.

Sigue cuidandose para tener una vida más saludable.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?