Lucas es un perro peruano «calato», una raza que suele ser de piel sensible debido a su poco pelaje por lo que deben visitar al veterinario seguido. Por suerte para este pequeño cuenta con el amor de una linda anciana dispuesta a hacer todo por cuidarlo.

Ser de edad avanzada no le impide cargar a Lucas cuando toca ir al veterinario, es tan cuidadosa que lo arropa con una manta andina para que no pase frío en el trayecto.

Al llegar al centro veterinario no pudo evitar llevarse la admiración y la ternura de todos, imposible no ceder ante un acto tan noble y lleno de amor. Con los años se aprende que no existe más lealtad que la ofrecida por un perro, y ella le devolverá todo eso con creces.

El centro veterinario hizo una publicación en Facebook del tierno momento, una humilde y hermosa anciana de Cusco utilizando una manta para bebés en su perro, una visita que el veterinario nunca podrá olvidar.

Es divertido ver a Lucas con sus ojos grandes y negro, acompañado de poco pelo, con tan solo unos mechones amarillos y despeinados. A pesar de no cumplir con los «estándares» de belleza canina, encontró el amor y calor de una familia en esta anciana que está dispuesta a hacerlo todo por su bienestar.

El perro calato o viringo peruano es originario de este país, es particular por su falta de cabello en todo el cuerpo y solo está acompañado de pequeños mechones. Esto hace que las temperaturas muy altas o bajas le afecten, pues no está protegido.

Por suerte Lucas siempre acompañará a su madre y juntos tendrán una larga y próspera vida llena de felicidad.