Con tan solo 3 años, esta pequeña de Mount Morris, Illinois, en Estados Unidos, comenzó a tener visiones celestiales.

Akiane Kramarik es ahora una joven de 22 años pintora y poetisa desde muy pequeña comezó su carrera de una forma muy especial. A los 3 años tenía visiones celestiales a través de sus sueños e incluso en una ocasión le comentó a sus padres que había visitado el cielo y que Dios le había dicho que le daría un don para transmitir su mensaje a la humanidad. Cuando cumplió 4 años, comenzó a dibujar bocetos y a los 6 años los convirtió en una obra de arte.

Los padres de Akiane comentaron: «Nosotros éramos ateos, así que escuchar a nuestra pequeña de tan sólo tres años de edad decir todo eso, era bastante extraño. Además cuando cuestionamos que cómo podía asegurar que se trataba de Dios, ella respondió: porque lo siento, su voz es calmada y me da paz, además me dijo lo que tenía que hacer y cómo me ayudaría él para que yo ayudara a otras personas”,

La niña dibujaba las visiones que tenía en sueños y asegura que en uno de ellos conoció a Jesús de Nazaret.

Su pintura más famosa se llama «Príncipe de la paz» y en ella aparece Jesús. Esta obra la realizó con tan solo 8 años de edad, y asegura que es su auténtico rostro.

Curiosamente, la imagen de Jesús que plasmó Akiane en su obra, coincide con la visión de Colton Burpo, quien estuvo a punto de morir cuando tenía 4 años durante una operación de peritonitis y que al despertar dijo haber visitado el paraíso, donde vio a Jesús y muchos ángeles. Colton dijo haber visto incluso a algunos familiares que habían fallecido, entre ellos su hermana no nata que había muerto a los 3 meses de gestación.

Cuando Colton vio la pintura de Akiane por primera vez, aseguró que se trataba del mismo rostro que él había visto durante aquella experiencia en la que visitó el paraíso.

Para los padres de la niña era muy difícil aceptar las revelaciones que hacía su hija puesto que eran ateos. Sin embargo, a través de sus pinturas y sus poesías, decidieron hacerse cristianos.

El primer autorretrato que Akiane vendió fue por nada menos que  10 mil dólares.

A los 10 años ya aparecía en televisión en el programa de  “The Oprah Winfrey Show” y a los 12 años en CNN.

En Estados Unidos actualmente es una reconocida artista, además, autodidacta.

“Dios aseguró que me daría un don para que yo lo compartiera con los demás, esa sería una forma de compartir su amor. Desde pequeña me ha regalado hermosas visiones, mismas que plasmo en mis lienzos y traspaso a poesías para llevarlas a los demás”, afirma Akiane.

“Cuando me despierto después de haber tenido hermosos sueños con visiones que valen oro, se las cuento a mi madre e inmediatamente ella me acerca mi material para plasmarlas”, continúa explicando.

Esta joven artista llama a sus creaciones «las pinturas de Jesús», porque dice que todas salen de sus sueños, de sus visiones.

Ha realizados dos retratos de Jesús con óleo. El primero de ellos lo llamó «El Príncipe de la Paz» y al segundo «Perdónales, Padre».

Akiane afirma que ha de usar su don para ayudar a los demás, porque es una bendición que ha recibido con ese fin. Desea construir un hospital en África y también quiere que desaparezca todo mal en el planeta, que todo el mundo ame y cesen las guerras.

Lo que está claro, independientemente de que se trate o no de la mano de Dios, es que esta chica tiene un gran talento y es feliz con lo que hace. Ella encuentra verdadera alegría al crear sus obras de arte.

En un principio sólo dibujaba a sus familiares y sus mascotas.

Con el tiempo y sus visiones, sus intereses fueron cambiando y comenzó a representar rostros.

Su objetivo ahora es crear una academia de arte para niños y jóvenes y estamos seguros de que su proyecto será todo un éxito, porque tiene mucho talento a pesar de su corta edad.

A nosotros nos encantan sus obras, ¿y a ti? ¿Qué opinas de su historia? Deja tu comentario y comparte con tus [email protected]