No debemos olvidar que la Luna gira alrededor de la Tierra. Que la tierra y los planetas orbitan alrededor del Sol y, que el Astro Rey a su vez viaja por la Vía Láctea. Y como nuestra galaxia avanza por el universo, no es descabellado pensar que algún día pueda presentarse una colisión.

Según lo afirmado por una estudio de la Universidad de Durham, en Reino Unido, la colisión de la Gran Nube de Magallanes, una galaxia destinada a colisionar con la Nuestra Vía Láctea, podría activar un agujero negro que duerme en el centro de la galaxia y expulsar al sistema solar hacia el espacio interestelar.

 

La Gran Nube de Magallanes es una espectacular nebulosa que parece estar en nuestra trayectoria, o nosotros cruzándonos en su camino. Pariente del universo, también tiene un recorrido que hacer y todo indica que nos acercamos de modo peligroso.

La Gran Nube de Magallanes, distante a unos 163 mil años luz, es una de las varias galaxias satélite que orbitan alrededor de la Vía Láctea. Si bien se estima que esta galaxia orbitará durante aproximadamente 2 mil millones de años más, en algún momento colisionará inevitablemente con la nuestra.

Aunque puede sonar a muchísimo tiempo, en términos cósmicos es un lapso bastante breve. Marius Cautun, principal autor del estudio, señala que el encontronazo entre ambas galaxias despertará al agujero negro que duerme en el centro de la Vía Láctea y transformará a nuestro lugar en el universo en un “núcleo galáctico activo o cuásar”.

De acuerdo a astrónomos expertos, “este fenómeno generará poderosos chorros de radiación de alta energía que emanan del exterior del agujero negro”. Una vez que el agujero negro haya sido activado, comenzará a engullir el gas circundante, lo que hará aumentar su tamaño hasta diez veces convirtiéndose en un gigante colosal y tenebroso, que además empujará al sistema solar hacia el espacio interestelar.

Con información de ABC y La Vanguardia

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

ESCRIBE TU COMENTARIO: