Entregó su vida para salvar la de otros

El coronavirus en España está desbordando su sistema de salud. Al día de hoy el país europeo cuenta con más de 85.000 casos de contagio y cerca de 7.400 fallecidos.

Con el colapso del sistema de salud es evidente la falta de medidas básicas de seguridad para el personal médico está cobrando víctimas que pudieron ser evitadas.

Tal es el caso de Sara Bravo, de 28 años, que laboraba en el en el hospital La Mancha Centro en Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Según fuentes oficiales del hospital la joven que murió laboraba como medico familiar y se convirtió en la cuarta fallecida en la crisis del COVID-19 y la segunda en la región en 24 horas.

“Los compañeros de nuestra Área Integrada nos unimos al dolor de su familia y amigos”

“En esta localidad manchega se ganó el afecto y consideración de vecinos y compañeros por sus valores humanos y por su encomiable entrega y actitud profesional de servicio a sus pacientes”. Se lee en una publicación por Facebook del hospital.

Ha fallecido nuestra compañera Sara Bravo López, médico de Familia en el Centro de Salud de Mota del Cuervo. En esta…

Publicada por Sanidad Mancha Centro en Domingo, 29 de marzo de 2020

La primera víctima que se registró ocurrió hace 10 días, era una enfermera que tenía 52 años. Sara sí tenía una patología previa, ella sufría de asma.

En España existen casi 10.000 infectados del sector de salud y ha superado casi al doble a la cifra de Italia.

La mejor forma de hacerle frente al virus es quedándonos en casa quienes podemos hacerlo. Si por necesidad tienes que salir a trabajar hazlo con las medidas de seguridad dadas por la OMS y los gobiernos de los distintos países. No dejemos que historias como las de Sara se repitan en nuestros hospitales. Comparte para crear conciencia.