La pandemia no puede ser excusa para seguir contaminando y no hacer nada por el planeta.

Cada año llegan al mar más de ocho millones de toneladas de plástico a los océanos. Recuerda ese número siempre.

Este material llega a los mares a de manera descomunal y ha crecido de manera exponencial con el paso del tiempo y esto ha generado que ya existan “islas de las basuras”, las cuales si juntamos tendrían la superficie de 18 millones de kilómetros, esto equivale al territorio Europa y Australia juntos.

Con la crisis sanitaria, muchas playas se han limpiado del exceso de basura dejada por turistas irresponsables, pero poco a poco han llegado nuevas y terribles imágenes de materiales que han estado siendo abandonados por todo el mundo: las mascarillas y los guantes, dos de los objetos más usados durante esta epoca.

El activista Gary Stokes del grupo Sea Shepherd y fundador de la organización Oceans Asia para la defensa de los mares ha hecho un llamado internacional y denunciado que ha encontrado estos materiales en una playa de las islas Soko.

Desde la denuncia, más miembros de la organización no han parado de encontrar las playas llenas de estos materiales como consecuencia al mal manejo de residuos durante la emergencia sanitaria. Reportan que, al igual que el plástico, tres cuartas partes de los guantes y mascarillas utilizados llegan al mar.

El Proyecto LIBERA ha hecho un llamado a la colaboración para prevenir el impacto medioambiental que el uso indebido de los residuos por la crisis sanitaria puedan llegar a ocasionar. Insiste en separar esta basura de la basura regular y mantenerla en contenedores destinado para la reutilización de los materiales.

Instan en que hay que asumir la responsabilidad ya que es probable que el uso de estos materiales sea necesario para la reapertura de ciudades en camino a una nueva normalidad. Comentan que han visto como en ciertas partes del mundo, las personas que han podido salir de sus casas han arrojado deliberadamente sus guantes y mascarillas al suelo o se quedan “olvidados” en parques, aceras, supermercados y un largo etcétera de lugares.

Evitemos que este problema actual desencadene en uno peor para el futuro. Hay que tener una gestión responsable de estos residuos. Comparte con tus seres queridos esta nota para no permitir que se contamine más el planeta.