Perdieron la batalla contra el COVID-19

España encabeza las listas de contagios mundiales. Al día de hoy sus casos suman más de 95.000 y 8.464 muertes.

El domingo, una de las víctimas del virus fue una mujer de 37 años que estaba embarazada. Estaba internada en el Hospital Materno Infantil de la Coruña.

La paciente, quien solo se le conoce como Estefania, necesitó de una cesárea de emergencia para poder salvar la vida del bebé que esperaba, desgraciadamente nació sin signos vitales.

Fue ingresada el 28 de marzo con malestares y fiebre por lo cual la sometieron a una prueba de COVID-19. Dio positivo al llegar los resultados.

Comenzó a tener temperaturas altas y procedieron le practicarle una cesárea para poder garantizar la protección suya y de su bebé, desgraciadamente perdieron la batalla. El hospital declaró que la mujer tenía patologías previas. La familia por su parte acusan de negligencia al hospital.

Debido a la situación y siguiendo el protocolo para pacientes con coronavirus, la mujer permaneció aislada en sus últimos instantes y al fallecer se procedió a quemar su cuerpo. La familia y su esposo no pudo ver a ninguna de las dos en el hospital una vez ingresados.

Estefania se convirtió en la paciente más joven en fallecer por coronavirus en la ciudad de Galicia.

Lamentamos la perdida de esta familia. Comparte la nota con tus seres queridos. Cuidémonos entre todos en esta pandemia.