Buscan ahorrar suministros

Estados Unidos se ha convertido rápidamente en el país con más infectado por COVID-19, sus cifras ya superan los 100.000 infectados y 1.500 defunciones y por esto se han sugerido medidas nuevas para decidir quién tiene prioridad para recibir ayuda de los ventiladores.

Las medidas nuevas suponen que las personas con síndrome de Down, parálisis cerebral y autismo no sean candidatos para recibir apoyo de ventiladores en las de que sean contagiados de gravedad por COVID-19.

El estado de Alabama publicó estas pautas que rápidamente alarmaron a los defensores de la discapacidad. La medida busca racionar los ventiladores en caso de que la pandemia se alargue y haya escases de suministros.

La declaración hecha por el estado de Alabama cita: “Las personas con retraso mental severo, demencia avanzada o lesión cerebral traumática severa pueden ser malos candidatos para el apoyo del ventilador”. Uniéndose a Alabama, en Washington y Arizona se pusieron medidas similares.

“Asignar recursos a pacientes cuya necesidad es mayor o cuyo pronóstico es más probable que resulte en un resultado positivo con recursos limitados”

Los grupos de defensa de la discapacidad ya han presentado una denuncia al Departamento de Salud y Servicio Humanos de los Estados Unidos (HHS). Buscan que las personas que están siendo discriminadas por eso reciban una atención médica igual que la población en general.

Una de las preocupaciones mayores es que los brotes mortales en estos grupos se dan en casas grupales donde viven las personas con estas discapacidades.

Las medidas que está tomando Estados Unidos ya alarman a todos. En distintos países la pandemia va a paso lento por lo que aún estamos a tiempo para evitar que estas medidas se repitan en nuestros países.

Comparte esta triste noticia y deja tu opinión. Debemos salir juntos de la pandemia.