Su proyecto de jardinería podría ser el más grande de la historia.

Querer es poder y con su perseverancia esta pareja logró lo que se propuso, 26 años de sus vidas fueron necesarios para lograr revivir una selva tropical, el resultado es asombroso.

Pamela y el Dr. Anil Malhotra de Estados Unidos, compraron en 1991 aproximadamente 55 acres de tierra privada en los Ghats occidentales del sur de la India. Por desgracia, la inconsciencia  del hombre hizo que esta zona quedara devastada por la intensa deforestación luego de ser tierra de cultivo. La pareja tenía muy claro cuál era su objetivo y no descansaron hasta conseguirlo.

Ahora el paisaje luce irreconocible y es que el esfuerzo de ambos es admirable, la replantación ha sido todo un éxito.

De ser un estéril paisaje pasó a ser un lugar con una exuberante vegetación, sin contar que también hay muchos animales que han encontrado su hogar ahí. La pareja posee en la actualidad 300 acres de tierra protegida, misma a la que han llamado SAI Sanctuary.

¨Este lugar siempre había sido un sueño para nosotros, deseábamos un santuario privado para proteger la vida silvestre. Muchos nos llamaron locos pero ahora eso no importa porque lo hemos logrado¨, comentó Pamela recordando lo que los inspiró mudarse a este lugar.

Estos amantes de la naturaleza comentaron que fueron necesarios muchos años, energía, cuidado y ganas para revivir estas tierras. Por fortuna ellos contaron con la ayuda de lugareños y voluntarios, haciendo posible este mágico lugar.

En la actualidad el lugar cuenta con una gran variedad de flora, entre ella cientos de especies de árboles y plantas autóctonas que tienen valor medicinal.

También hay algunas especies amenazadas de animales, tales como gatos civet, tigres de bengala, nutrias de río, elefantes asiáticos, leopardos y rey cobras.

¨Antes cuando caminábamos por el lugar no se escuchaba nada excepto el sonido de mis pasos pero ahora, el lugar tiene más vida y un sonido fascinante¨, agregó Pamela.

La pareja espera y desea que el lugar continúe bajo protección y que se expanda.

¨La alegría que nos da el caminar por todo el santuario es inexplicable, nunca había sentido este tipo de alegría con ninguna otra cosa que haya hecho en mi vida, esto es grandioso¨, finalizó Pamela.

Aquí te dejamos algunas fotografías del grandioso trabajo que ha hecho esta pareja en tierra considerada estéril:

La historia de esta pareja ha conmovido a miles de personas y han apoyado su gran iniciativa, si te gustaría ayudar a su conservación, el SAI Sanctuary se encuentra abierta al público con casas ecológicas disponibles que pueden ser alquiladas.

Aportemos un granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor.

Fuente consultada: Nation

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

ESCRIBE TU COMENTARIO: