“La suspensión de la custodia está relacionada únicamente con el brote de COVID-19”

Theresa Greene es una profesional de salud que trabaja en Miami y se ha dedicado a atender la crisis que ha producido el COVID-19 en los centros de salud.

Hoy sufre porque, además de estar en constante contacto con pacientes de coronavirus y tener el temor de contagiarse, perdió la custodia de su hija de 4 años.

Ya ha pasado tiempo dese que Theresa pudo conversar por última vez con su hija, le aterra pensar que ella sienta que la dejó.

“Tengo miedo de que ella vaya a pensar que yo la abandoné. Esto es muy difícil para mí”, relató.

Su hija estaba al cuidado del padre mientras ella tenía que ir a trabajar al hospital ya que ama su trabajo, tiene una gran vocación de servicio y compromiso con la vida de sus pacientes.

Un juez de Miami decidió despojar temporalmente la custodia que tiene tras argumentar que existe un riesgo de que la infecte con coronavirus. Su padre y ex esposo de Theresa, Eric Greene, ha hecho la petición al juzgado bajo el pretexto de “Protección de la menor de su madre”

El magistrado dictó sentencia diciendo que “La suspensión de la custodia está relacionada únicamente con el brote de COVID-19”.

El abogado de la madre teme que este acto repercuta en los trabajadores de la salud que estén en una situación similar a la de Theresa.

“Creemos que la decisión establece un precedente muy peligroso que podría tener un gran impacto en los proveedores de atención médica de todo el país que arriesgan sus propias vidas mientras luchan por salvar a otros”.

“La situación es temporal y a la madre se le permitirán días de recuperación por todo el tiempo perdido. Además, la niña podrá hablar a diario con su madre” respondió el abogado del padre cuando fue cuestionado sobre el caso.

Ante la situación La Asociación Médica de Estado Unidos dicta específicamente que el personal médico debe estar con sus familias siempre y cuando tomen todas las precauciones para disminuir el riesgo de contagios.

Theresa hace énfasis en que ella siempre hace uso de su equipo de protección y que incluso llegó a un extremo de desinfección en su hogar.

“Estoy muy paranoica y tengo mucho cuidado. Si toco la cerradura de la puerta después le coloco desinfectante”, relató.

Incluso comenta que sus instalaciones se desinfectan de manera constante para evitar la propagación del virus.

“Mi hija ya tiene dificultades para ir y venir entre dos hogares, ahora, ella no tiene escuela. Ella no entiende qué pasa en este momento. Realmente me preocupo por ella. No es justo. Es cruel que me pidan que elija entre mi hija y el juramento que hice como profesional”, comenta la doctora.

Por el momento el caso aún está siendo analizado por los abogados. Mientras tanto, la menor se encuentra en casa del padre.

Esta noticia ha dado mucho de qué hablar ante la situación que viven los médicos por el coronavirus. ¿Cuál es tu opinión sobre la decisión del juez? Comparte la nota y déjanos tus comentarios.