Las parejas suelen pelear habitualmente por muchos motivos; tareas domésticas, economía, crianza de los hijos, celos, desacuerdos, distintas formas de pensar, entre otros. Lo que verdaderamente importa es saber dialogar y encontrar la forma de solucionar cada conflicto para darle fin, antes de ir a la cama o podría ocurrir lo que le ocurrió a esta mujer.

Mikey Murrel era un jefe de familia y padre, realizaba turnos de 16 horas fuera de casa para darle todo a su familia, llevaba una vida muy sacrificada pero el dinero era muy necesario, debido a su falta de tiempo con frecuencia tenía discusiones con su esposa Ashley quien estaba cansada de pasar todo el día sola con sus dos hijos y verlo solo un momento al día y únicamente para irse a la cama, y como de costumbre enojados.

Un día, Ashley discutía con Mikey sobre su situación pues ella demandaba más tiempo. Comenzaron a subir la voz y a decirse cosas hirientes producto de el enojo de ambos, para darle fin a la discusión ella lo mandó a dormir en el sillón. Lamentablemente algo terrible ocurrió.

Por la mañana Ashley se dio cuenta de que Mikey estaba muerto, la autopsia reveló que este se había ahogado dormido, por la posición en la que durmió y un sueño profundo le hizo que no despertara.  Ashley no podía con la culpa pues de haber dormido junto a ella posiblemente se hubiera percatado de que su marido se estaba ahogando.

A las semanas, Ashley descubrió que la gran carga de trabajo que Mikey tenía era porque estaba ahorrando para llevarla de viaje a República Checa para festejar el aniversario de ambos.

¨No podía sentirme más culpable, me despreciaba a mi misma por haberlo enviado a dormir en el sofá. No puedo ni siquiera pensar en las últimas palabras que le dije con ira y enojo. Luego me enteré que estaba ahorrando para un viaje de aniversario y me sentí peor¨, comento Ashley.

Ashley cargaba con el dolor de perder a su esposo y con la culpa de los hechos, sin embargo, con el tiempo una compañía cambió todo.

Chris, el hermano de Mikey estuvo en todo momento con ella compartiendo su dolor. Fueron apoyo el uno del otro e inesperadamente ambos se enamoraron. Al principio no fue algo bien visto, principalmente porque eran cuñados pero a los meses decidieron no escuchar a los demás y vivir su amor.

Muchas personas les dieron la espalda, incluso gran parte de la familia, pero hubo amigos que los apoyaron pues creían que ya habían pasado por mucho y merecían una oportunidad.

Siempre han estado ahí el uno para el otro y es raro como de algo tan devastador puede ocurrir algo bueno.

Actualmente son muy felices juntos pese a tanta negatividad y odio en su contra, sin embargo, la forma en que Ashley se sentía por Mikey no ha cambiado.

¡Nunca deberíamos irnos a la cama enojados con nuestra pareja sin antes hablar las cosas y llegar a un acuerdo!

Es verdad que es complicado solucionar las cosas fácilmente, por ello necesitamos un tiempo para poner la cabeza en frío y no decir cosas de las que después nos vayamos a arrepentir.

Luego se debe buscar la forma de llegar a un acuerdo, o bien, calmarnos y acordar hablar al día siguiente, nunca te vayas a la cama sin desearle a tu pareja un ¨buenas noches, descansa¨, por más enojados que estemos pues podríamos arrepentirnos toda nuestra vida de no pronunciar esas palabras.

Además de que dormirás más tranquilo, también estarás más predispuesto a hablar al día siguiente. Es respeto es fundamental para los acuerdos.

Peligros de discutir

Pelear no es sano, para nadie, ni para los involucrados ni para los que están alrededor, especialmente si en casa hay niños pues las discusiones les afectan más de lo que pensamos, las discusiones no son olvidadas, estudios han confirmado que afectan su salud mental y que lo hace desarrollar una serie de comportamientos que afectan su relación con los demás, haciéndolos individualistas, introvertidos, depresivos, agresivos o resentidos.

Efectos del enojo en el cuerpo

Enojarse provoca un sinfín de daños que se hacen notorios desde un principio, no sólo nos agitamos sino que las manos tiemblan y comienzan a sudar, a veces se nos sube la presión y todo ello tiene serias consecuencias, entre ellas las siguientes:

Arritmias, daños hepáticos, dolores musculares, dermatitis y presión alta.

Debemos intentar relajarnos y llevar una vida más tranquila sin discusiones a diario, no darle lugar a la irritación y la ira.

Cuando haya una discusión en pareja intenta calmarte, respira y piensa en lo que solucionarás si gritas o dices cosas hirientes. Recuerda que hay cosas que nunca se olvidan, pensemos antes de hablar.

El mañana es incierto, nunca te vayas a la cama estando enojado con tu pareja, podría ocurrirte lo que a Ashley, demos solución a las cosas y vayámonos a la cama.

¿Qué opinas acerca de esto? Y tú ¿solucionas las cosas o te vas a la cama molesto con tu pareja?

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: