Ella ruega por las calles por algo de dinero para poder sobrevivir.

El coronavirus ha puesto en jaque a todo el mundo, no es secreto que todos hemos visto sus efectos en pequeña o gran proporción. Sin embargo a la vida de las personas más necesitadas, que incluso antes de la pandemia sobrevivían con lo poco que ganaban, esta situación ha significado un gran desafío.

Este terrible destino es el que atraviesa Catalina García, una madre que ha tenido que dejar el confinamiento para poder pedir ayuda en las calles de Lo de Fuentes, en la zona 11 de Mixco en Guatemala.

No solo ella sale a pedir un poco de dinero, Catalina carga en sus espaldas a su hijo Gerónimo, quien sufre de una discapacidad que le impide moverse por sí solo.

Por esto es que se ve obligada a romper el confinamiento que se ha puesto en su país, sale para pedir ayuda en el Centro Histórico de la ciudad, esto lo ha hecho desde que perdió su empleo uno años atrás.

En el pequeño espacio donde vive con su hijo debe pagar una cantidad de 800 quetzales (o 100 dólares americanos) mensualmente, así que continúa saliendo con Gerónimo a cuestas en busca de un poco de sustento.

“Me dedico a pedir mis centavos en los mercados y en la calle con mi hijo”, comenta Catalina García.

Para ella la principal preocupación es reunir dinero para poder pagar el alquiler. La mujer teme que caigan en situación de calle y exponer a su hijo Gerónimo de 37 años a noches frías y ahora al coronoavirus.

“Salí porque estamos encerrados allá y no nos llega nada de ayuda. Yo lo que quiero es que me ayuden a tener un lugar dónde vivir”, explica.

Ambos salen con las medidas de protección que todo el mundo ha utilizado y se aventuran a caminar por las calles casi sin tránsito del centro de su cuidad.

En su largo andar, Catalina carga también bolsas con agua y comida para ambos y soportar así las inclemencias del sol.

A pesar de que el gobierno ha ofrecido ayuda actualmente, la mujer nos revela que no la ha atendido: “Vine a buscar ayuda con el presidente, pero dicen que no está y está cerrado”, dijo Catalina.

Cualquiera que desee ayudarla en Guatemala, puede comunicarse con ella a los números de teléfono: 4299-0913 o 4109-9553.

Mientras algunos podemos guardar cuarentena en casa, Catalina es el ejemplo de que no todos tienen ese privilegio. Comparte esta nota para que más personas puedan ayudarla. Juntos podemos lograr cosas grandes, como ayudarnos durante la pandemia.