Desafortunadamente en la actualidad las relaciones parecen tener fecha de caducidad y aunque muchas esperan durar toda la vida, no siempre es así y en un momento dado los involucrados terminan tomando caminos separados porque resulta ser mejor para ambos.

Y sin importar cuán roto pueda estar uno de los corazones o cuánta decepción se sienta, si hay hijos de por medio las cosas deben separarse para no afectarlos y tratar de llevar una vida armoniosa.

Es tal y lo que acordaron Brandon Carpenter y su exesposa, padres de una hermosa niña quienes decidieron que por el bien de ésta y de ellos mismos, su relación no tenía por qué romperse completamente, finalmente por su hija siempre tendrían que estar en contacto.

Así que decidieron poner las cartas sobre la mesa y dejar en claro que su prioridad era la pequeña.

Él, además de ser un padre grandioso, ha sabido llevar las cosas con calma y bien con su ex, pues finalmente entiende que es la madre de la persona que más ama en el mundo.

Y aunque es fácil decirlo, a veces no lo es tanto vivirlo, sin embargo, Brandon demostró ser un gran hombre en toda la extensión de la palabra cuando se enfrentó a una experiencia insólita, tal situación la expuso en sus redes y no por ganarse el respeto ni la admiración de alguien, sino porque espera dejar un buen mensaje a otras parejas que decidieron separarse pero comparten hijos en común.

Todo ocurrió cuando un día a la pequeña le tocaba quedarse con papá y su ex le pidió pasar por casa para recoger las medicinas que la niña necesitaba tomar.

Al llegar ahí, Brandon abrió la nevera y se quedó en shock al mirar que ésta estaba totalmente vacía, lo único que había era agua.

Cuando revisó la despensa se encontró con mucha comida para bebé, fórmula, bocadillos, y todo lo que su hija consumía, pero para ella no había absolutamente nada. Así que Brandon tomó una decisión.

Se dirigió sin pensarlo al supermercado y compró una larga lista de comestibles para su ex.

¨Trabaja doble turno y también se encarga de nuestra hija. Paga el alquiler y todas las facturas, además de la cuota de su coche. Fui al supermercado y me aseguré de comprar comida para las próximas semanas. No estamos juntos pero eso no significa que no pueda atenderla cuando lo necesita¨, escribió Brandon en Facebook.

También adjuntó la factura de lo que había comprado para que no hubiera duda.

Él no sólo lo hizo por el cariño y respeto que le tiene a la madre de su hija sino porque también sabe que una madre feliz, hace feliz a su hijo.

Además, siempre ha estado muy agradecido con ella por haberle dado el regalo más grande y valioso: ser padre.

¨Sé que la madre de mi hija es buena y la cuida lo mejor que puede, eso me hace feliz. Algunos pensarán que tan sólo debería pagar los gastos de mi hija, pero creo que eso sería muy inmaduro. ¡Debemos crecer y asumir responsabilidades en todos los aspectos de nuestras vidas!¨, concluyó Brandon.

Su publicación dejó a muchos sin palabras y la mayoría aplaudió su noble gesto mientras que otros no vieron bien el hecho de que expusiera tal situación.

Sin embargo, su actitud es digna de admirar ¿no crees?

Todas las parejas deberían terminar en buenos acuerdos, especialmente cuando hay hijos de por medio. ¿Qué opinas al respecto?

F: Viralistas

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: