A pesar de la cuarentena esta pareja pudo cumplir su sueño

José López y Déborah Gurrea habitan en un pueblo de la Rioja llamado Arnedo. Ambos habían planeado casarse el 4 de abril, pero por cuestiones de la cuarentena, la boda tuvo que cancelarse.

Pero sus amigos y vecinos les tenían preparada una sorpresa que jamás podrán olvidar. Todos decidieron organizar una boda sorpresa.

Al ponerse de acuerdo, tocaron el timbre de la casa donde dejaron un tutú, un ramo de novia, un sombrero y una corbata. Cuando ellos salieron al balcón para saber qué ocurría, pudieron ver a sus vecinos y un coche de protección civil.

Ahí vieron los carteles de todo su vecindario con globos y el alcalde con un megáfono dispuesto a oficiar la boda.

En épocas de la pandemia, estas noticias nos llenan de alegría, pues a pesar de los tiempos, el amor encuentra su camino. Comparte este tierno gesto hacia la pareja.