Al día de hoy el cáncer sigue siendo una enfermedad mortal y continúa arrebatando vidas. Este es el caso de la familia Aulger, la mujer estaba embarazada de su quinto hijo, pero a diferencia de los otros, este embarazado fue diferente ya que el pare estaba muy enfermo.

Cuando ya faltaba poco para que la esposa diera a luz, se enteraron que al padre, un hombre de 52 años tan solo le quedaba una semana para vivir.

Al hombre le descubrieron el cáncer muy cerca de navidad, pero para a inicios del siguiente año tuvo que ingresar de urgencias al hospital ya que le era imposible respirar.

Ahí se dieron cuenta que a causa de la quimio el pulmón había sufrid daños, fibrosis pulmonar y eso era lo que hacía que tuviera problemas para respirar.

Aun así, la familia tenía esperanza que el padre viviera, pero a mediados de enero les dieron el fatal diagnóstico, tan solo le quedaba una semana de vida. Fue entonces que la esposa ya a muy poco de parir decidió adelantar su parto.

La niña nació unos días después, y él fue el primero en abrazarla. Desgraciadamente solamente la pudo ver una vez más al siguiente día pues cayó en coma del cual ya no pudo salir, muriendo a finales de enero.

 

Lo bueno es que la madre no quedo sola con los compromisos económicos de tantos hijos, por fortuna el Dallas Christian College le dio becas por cuatro años. Una gran ayuda para esta madre y sus ahora cinco hijos.

Que en paz descanse este grande padre.

Comparte su historia para ayudar a esta madre y sus pequeñitos. 

Al menos el hombre pudo conocer a su hija antes de morir.

¿Tu lo hubieras hecho? Deja tus comentarios. 

Fuente: The Doctors/Fabsa

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: