“El médico pensó que era un resfriado común”

Mientras la pandemia de COVID-19 se sigue expandiendo en el mundo, cada día nos da nuevas formas de saber cómo actúa el virus en diferentes personas.

Antes se pensaba que el virus no atacaba tan fuertemente a los niños y que eran prácticamente inmunes, pero semana a semana se han dado casos de niños que se debaten entre la vida y la muerte por el contagio.

Esta es la desdicha que vive una mujer que espera los resultados de su recién nacido llamado Leo Doyle, que está ingresado en el hospital a sus 10 semanas de edad.

El pequeño Leo nació de manera prematura y tuvo que ser llevado al hospital Arrowe Park de manera urgente debido a que comenzó a vomitar sangre.

“Había estado tosiendo y malhumorado, pero el médico de cabecera nos dijo que era un resfriado común” comentó la madre.

Nadine Challinor, la madre del pequeño Leo, es una trabajadora comunitaria de 29 años y declaró que varios médicos le dijeron que su bebé podía ser portador de COVID-19 por la sintomatología que presentaba, pero debido a que hubo una mejora momentánea fue dado de alta.

En la noche después de que llegó a su hogar, la temperatura de Leo se disparó y no bajaba de los 39º por lo que la madre decidió llevarlo de regreso a urgencias.

“Obviamente, cuando me dijeron que podría tener COVID-19 o meningitis, me preocupé más que nunca en mi vida. Pero, él ha luchado contra todo. Estuvimos en la unidad de cuidados especiales para bebés durante cuatro semanas cuando nació, luchó contra la bronquiolitis, luchó contra todo” dijo Nadine.

La sorpresa de la madre no se hizo esperar pues debido a lo que se conoce del virus, es poco probable que ataque de manera agresiva a los pequeños.

“Vemos todo el tiempo en las noticias que el virus afecta a las personas mayores, y no sabíamos si los bebés podían contraerlo, pero eso es lo que dicen los médicos” Indicó la madre.

Aunque en general, los bebés y los niños no sufren de síntomas tan fuertes del coronavirus, se han reportado excepciones en todo el mundo.

Espéramos que la madre y su pequeño puedan pasar esta enfermedad para estar juntos. Comparte esta nota, nadie es inmune al contagio. Lo mejor que podemos hacer es quedarnos en casa.