Los hijos son el mejor regalo que una pareja que se ama y desea ser padres puede recibir, la emoción de saber que un hijo viene en camino es indescriptible.

Después de que Heather y Riley Delaney se enteraron que serían padres de mellizas no pudieron contener la alegría. Desafortunadamente a las 11 semanas de gestación el médico les dio una terrible noticia, al parecer las pequeñas estaban unidas por el cerebro.

Esta terrible noticia dejó devastada a la pareja pero decidieron seguir adelante con el embarazo, a pesar de ésta situación eran sus hijas y ellos las amaban aún sin conocerlas.

Los médicos sabían que el parto sería un problema debido a la zona por la que estaban unidas, pero ellos estaban dispuestos a hacer todo lo que estuviera en sus manos para que las cosas resultaran bien.

Cuando los gemelos están unidos por la cabeza, muchas veces suelen traer muchos problemas debido a que comparten el tejido cerebral.

Aunque el parto era complicado, los médicos se arriesgaron, ellos sabían que esa zona era bastante peligrosa pero se mostraron muy confiados para que el parto pudiera ser todo un éxito.

El procedimiento fue muy complicado a tal grado que tuvieron que asistirlo 30 miembros del personal médico.

La operación duró alrededor de 11 horas, a pesar de todas las complicaciones, las pequeñas Abby y Erin pudieron ser separadas.

Las experiencias que los gemelos comparten en el vientre, marcan su vida pero lo que éstas pequeñitas vivieron no tiene comparación.

La mellizas permanecieron en el hospital alrededor de 485 días, esperando a que las operaciones fueran un éxito y que se pudiera garantizar su total desarrollo e independencia de órganos.

El hospital de niños de Filadelfia se convirtió en un hogar para las pequeñas durante sus primeras semanas de vida.

Todo el personal del hospital y sus padres fueron testigos de esta experiencia y las pequeñas se convirtieron en un ejemplo de Fe y esperanza.

Después de que fueron dadas de alta, su familia celebró este increíble momento.

Desde luego este es el principio de un largo camino de muchos obstáculos a vencer. Gracias al amor y al apoyo de sus padres y los médicos cada día van dando un paso más a su recuperación.

Heather y Riley, decidieron abrir una cuenta de GoFundMe, para pedir apoyo y solidaridad de las personas para los tratamientos y medicamentos que se les tiene que administrar a las gemelas ya que no tienen la solvencia económica para pagarlos.

A continuación, te mostramos un pequeño documental de estas pequeñas guerreras que han vencido muchos obstáculos:

En la actualidad así es como lucen éstas pequeñas valientes, 2 años después de haber sido intervenidas.

Solo esperamos que las pequeñas Abby y Erin se recuperen totalmente y reciban todo el apoyo que necesitan para ello.

¡Toda la felicidad y buena vibra del mundo para esta hermosa familia y las pequeñas guerreras!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: