A veces nos lamentamos por las cosas malas que nos llegan a suceder, pero no nos damos cuenta que llevamos una vida cómoda que cubre todas nuestras necesidades y es por eso que debemos de estar agradecidos ya que hay muchas personas que si presentan muchas dificultades a diario, incluso para conseguir un poco de comida, es por eso que muchos desde muy temprana edad hacen lo posible por conseguir dinero y lograr sobrevivir, un claro ejemplo de esto es la historia del pequeño Jorge.

Jorge es un niño de tan sólo 8 años de edad que desafortunadamente vive en condiciones lamentables, en especial porque no cuenta con la compañía de sus padres.

A su corta edad, Jorge tiene que enfrentarse a difíciles adversidades, algo que lo acercó recientemente a la carnicería de Felipe Garduza López, el pequeño quería conseguir empleo.

Por desgracia, la madre de Jorge falleció y su padre lo abandonó, por lo que tuvo que irse a vivir con su abuela quien se hace cargo de él y de sus dos hermanitos, pero aunque vive en casa con su abuela y hermanitos, lleva una vida en condiciones muy precarias que lo obligan a madurar a su corta edad, tanto que salió a buscar trabajo para mejorar su condición.

Conociendo a Jorge, el propietario del negocio, accedió a entrenarlo para que conociera el oficio y le dio distintas tareas dentro del negocio. Felipe decidió pagarle un salario para que ayudara a su familia.

También decidió compartir la historia en su perfil de Facebook con la intención de crear conciencia acerca de las dificultades que sufren a diario muchos niños.

A través de su cuenta de Facebook Felipe relató que el pequeño Jorge había llegado a su carnicería con muy pocas esperanzas preguntándole si tenía trabajo para él, a lo que Felipe le respondió que si de verdad estaba buscando trabajo, que se quedara ese mismo día para enseñarle el oficio, el rostro del pequeño Jorge se llenó de una alegría indescriptible, sin titubear le dijo que si. Pero antes que nada tenía que ir a la casa de su abuelita para avisarle que había conseguido trabajo.

Cinco minutos más tarde volvió a la carnicería y con toda la actitud y las ganas del mundo tomó sus utensilios y se dispuso a aprender todo lo que pudiera. Jorge es un niño que se ve que carece de muchas cosas y la comida es una de ellas, cuando llegó a la carnicería de Felipe se miraba hambriento así que éste le ofreció comida.

Felipe le preguntó que si había comido, a lo que Jorge le contestó que la última vez había sido el día anterior y un par de tortillas. Ante la respuesta del pequeño, Felipe se sintió muy conmovido así que decidió apoyarlo.

Felipe piensa que lo mejor que puede hacer por Jorge es enseñarle el humilde oficio para que se cultiven sus ganas de trabajar y salir adelante en la vida. También cuenta que cuando le dio su primer pago estaba tan contento que no cabía de felicidad.

Las imágenes y el mensaje que Felipe ha compartido en sus redes sociales ha conmovido a muchas personas que admiran el noble gesto de solidaridad que ha hecho por el pequeño.

Todos los niños merecen amor, cariño, protección y bienestar, ellos tienen sueños y esperanzas y tu ayuda puede cambiarles la vida.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: