Nadie se quiere encontrar con su auto abollado

Una de las peores experiencias que puedes tener cuando eres dueño de un auto es encontrarlo sin alguna de sus piezas, rayado, o peor aún, con un evidente choque sin saber quién lo provocó.

Esto último fue lo que le sucedió a Andrew Sipowicz, un entrenador de béisbol en Nueva York que su mayor miedo al ver su Ford Mustang del 2012 era la factura que tendría que pagar al ver su auto con un evidente golpe.

Pero lo que le sorprendió fue, que al ver con detenimiento su Mustang, encontrar una carta que alguien había dejado. Una pequeña de sexto grado fue testigo de lo que le ocurrió al auto y le relató lo sucedido en la nota.

“El bus 449 golpeó tu automóvil. Se detiene aquí todos los días a las 5:00″. Se leía en la nota.

Al parecer un autobús escolar intentó cruzar por donde estaba estacionado el Mustang y lo abolló para después fugarse.

“Estaba tratando de arrancar pero golpeó el automóvil. Dio el golpe y se fue. Intentó cruzar y evitarlo pero no pudo”.

El detalle que atrapó el corazón del dueño fue un dibujo donde se ve a la conductora del bus sonriendo mientras que los dibujos de los niños se veían sorprendidos a través de las ventanas del trazo. El dibujo fue señalado para que Andrew supiera cual bus fue el culpable.

Conmovido por la acción decidió buscar a la heroína anónima por las redes sociales en las cuales rápidamente se volvió viral.

Tras una investigación, y con ayuda de la carta, la compañía de autobuses tomará el accidente y pagará por los daños. Andrew aún intenta dar con la pequeña par recompensarla.

Sin duda las grandes acciones vienen de quien menos esperamos. Comparte la noticia para alegrar a tus amigos.