Un mensaje que nadie sabe qué quiere decir.

El 2 de agosto de 1947, aproximadamente a las 5:40 p.m., el avión que realizó el vuelo CS59 de British South American Airways hizo su último contacto con la torre antes de desaparecer por completo, causando uno de los mayores misterios de la aviación de la época, y que permaneció durante Muchos años.

En este último contacto, el piloto informó que estaba a punto de aterrizar en suelo chileno, en el aeropuerto de Los Cerrillos, en Santiago. Desafortunadamente, el aterrizaje nunca sucedió. En el mensaje enviado a la torre, en código Morse, el piloto dijo: “ETA (hora estimada de llegada) Santiago 17h45 STENDEC”. Estas últimas letras, que parecen formar una palabra, nunca se entendieron completamente. Incluso para los expertos en aviación y código Morse, “STENDEC” no tiene ningún sentido, y no hay una razón plausible por la que el piloto podría haberlo puesto al final de la declaración. Para muchos, esto fue suficiente para plantear hipótesis relacionadas con seres extraterrestres.

Conspiraciones a parte, el misterio solo se resolvió (al menos parcialmente) en enero de 2000. A principios del año que marcó el cambio de milenio, se encontraron fragmentos de la aeronave junto con restos cerca del volcán Tupungato, en Argentina. Después de las investigaciones necesarias, se descubrió que, de hecho, era el vuelo CS59.

Los forenses pronto descartaron la posibilidad de un ataque terrorista con explosivos, una hipótesis que se había planteado anteriormente, ya que los motores del avión estaban funcionando. La forma en que se encontraron los restos también contribuyó al veredicto final, y declaró que el avión golpeó la montaña directamente. Este shock, según los expertos, causó una avalancha, que al principio probablemente cubrió los restos, haciendo que el trabajo de los equipos de búsqueda sea más difícil. Esto explica por qué los rescatistas no encontraron nada en la región, a pesar de que buscaron en la montaña poco después de que el avión desapareciera.

Los expertos también concluyeron que el avión fue golpeado por un fenómeno conocido como ‘jetstream’, una fuerte corriente de viento, común a gran altura. Este fenómeno hace que aumente la velocidad de los aviones, lo que puede confundir los cálculos aéreos. Los investigadores creen que, cuando fue golpeado por la corriente en chorro, el avión resultó dañado y, cuando perdió altitud, se estrelló contra la montaña.

Pero a pesar de todas estas respuestas, nadie pudo explicar exactamente qué quería decir el piloto con la palabra “STENDEC”. ¿Fue un fallo de comunicación? ¿Un intento de reportar un problema? ¿Un mensaje extraterrestre? Aparentemente, nunca tendremos esas respuestas.

¿Qué crees tú que significa la palabra STENDEC? ¡Déjanos tus teorías en los comentarios! Comparte esta nota con tus amigos que aman los misterios.