En Ohio, Estados Unidos, Mandi y Tyler Palmer se encontraban muy angustiados y nerviosos cuando estaban en espera de que un juez tomara la decisión sobre su paternidad.

Habían sido padres de acogida, ambos de Perrysburg, Estados Unidos, y anhelaban con todo su corazón poder adoptar al pequeño Hunter.

Publicada por Tyler Palmer en Miércoles, 20 de septiembre de 2017

Durante la terrible espera en la sala del tribunal, un rayito de luz los iluminó justo cuando el pequeño de acogida gritó algo que conmovió hasta las lágrimas a los presentes.

La pareja había soñado con tener hijos desde el momento en que se casaron en el 2014. Por desgracia, Mandi nunca logró quedar embarazada debido a una enfermedad crónica que padecía.

Sin embargo, sus deseos de ser padres iban en aumento conforme pasaba el tiempo así que tomaron la decisión de adoptar.

¨Nos sentíamos aterrados, así que decidimos tomárnoslo con calma y dejar pasar un tiempo. Finalmente decidimos hacerlo posible y se sintió como si Dios en verdad deseara que lo hiciéramos¨, platicó Mandi en una entrevista.

De principio Mandi y Tyler se anotaron para ser padres de acogida y sintieron una gran felicidad cuando les preguntaron si querían a un bebé que tenía solamente ocho días de nacido.

Publicada por Mandi Luann en Miércoles, 3 de enero de 2018

¡La buena noticia llegó!

La pareja fue informada que tenían la posibilidad de adoptarlo y es que ya lo habían tenido con ellos 16 meses, dándole amor, cuidados y cubriendo todas sus necesidades.

Fue en el 2017 cuando se encontraron en una sala de tribunal para firmar los papeles y convertirse legalmente en padres del pequeño Hunter.

Fue el momento más emotivo para la pareja y también el más conmovedor para los presentes y es que el pequeño gritó una palabra que mostraba en dónde quería estar.

¨No pude contener las lágrimas, fue un momento muy hermoso¨, comentó Mandi.

¨Familia y amigos estaban presentes. Al final, el juez dijo el nombre legal de Hunter y leyó la decisión de la adopción con voz alta. Hunter miró a mi esposo y gritó ¡Papá!, fue un momento muy enternecedor¨, concluyó la feliz madre.

Finalmente la pareja hizo su deseo realidad y se convirtieron en una hermosa familia. Al final de cuentas la paternidad no siempre es biológica.

Hunter tuvo mucha suerte de encontrarse con Mandi y Tyler, personas dispuestas a amarlo, cuidarlo y protegerlo, ellos le han dado un hogar lleno de amor y él mucha alegría.

Ojalá todos los pequeños del mundo que son abandonados por sus padres biológicos tuvieran la misma suerte de Hunter, sería realmente hermoso ¿no crees?

Les deseamos toda la felicidad del mundo a esta bella familia.

F. Newsner

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: