Los niños que “lloran o hacen ruidos fuertes” no pueden entrar en el Old Fisherman’s Grotto. El restaurante toma en serio esta política, y la gente no sabe cómo reaccionar ante la prohibición.

Chirs Shake, dueño del lugar le contó al portal INSIDER sobre la inspiración de esta regla:

“Decidimos que era importante que nuestros comensales disfrutaran de una excelente comida y no se distraigan con los niños que lloran en nuestro comedor”, dijo.

Desde el 2009 el restaurante ya había prohibido las sillas altas o carreolas porque según el mismo dueño le dificultaban a los clientes llegar a su mesa o moverse por el lugar.

El letrero y la advertencia en línea actúan como disuasorio.

“Nunca ha sido prohibitivo entrar con niños”

“Nunca hemos rechazado a las familias con niños, pero a menudo no entran porque somos muy claros acerca de nuestra política. Si sus hijos se vuelven perjudiciales en el comedor, se les pedirá que se vayan”, dijo Shake.

Pero eso no quiere decir que a los niños se les prohíba automáticamente comer allí. “Tenemos muchas familias que cenan con nosotros con sus hijos, que se portan bien y entienden nuestra política con respecto a otros comensales” Continuó.

Aunque el conjunto de reglas ha estado en el sitio por bastante tiempo, la noticia no se volvió tendencia hasta que una madre de un niño de un año y medio publicó la foto del las reglas en un grupo de Facebook.

“El letrero discrimina a los niños que necesitan un asiento elevado y [son] más jóvenes sin importar qué. También siento que es la redacción, no es nada agradable. Quizás ‘solo adultos’ sería más comprensible”, dijo la madre al portal KTVU.

A pesar de que la noticia se esparció entre la comunidad cercana y ha llegado a YELP, esta regla no a impactado negativamente al restaurante.

¿Cual es tu opinión acerca de este restaurante? ¿Crees que es justo o muy severo en su prohibición? Esta noticia debería llegar a más lugares para saber si son muy severas estas medidas o necesarias.