Luego de recibir la noticia de que serán padres, hombres y mujeres desean que todo marche bien durante y después del embarazo, que los meses transcurran rápidamente para poder tener a su bebé en brazos y que este goce de salud.

Lamentablemente las cosas no siempre resultan como uno lo espera o planea.

Justine Zampogna, una mujer de 28 años de Perth, Australia, tomó la dura decisión junto con su pareja de interrumpir su embarazo debido a que el cerebro de su bebé ya no crecía.

Luego decidió compartir unas desgarradoras imágenes del cuerpo sin vida de su pequeño con la intención de alentar a otras mujeres a hablar sobre la muerte fetal y la pérdida solitaria de abortos involuntarios.

Si bien, el tema de la legislación del aborto ha sido un tema muy debatido en los últimos meses, principalmente en redes, y  Justine no es la primera mujer que comparte en redes fotografías de su bebé muerto y bien formado, aunque muchos prefieran decirle ¨feto¨.

Luego de darle el diagnóstico de su bebé, los médicos dijeron que si continuaba con el embarazo, las probabilidades de que su bebé muriera sólo a las horas de haber nacido, era de un 99%. Lo que recomendaron fue inducirla al parto después de tomar una medicación, dando a luz a un bebé muerto con 16 semanas de gestación.

Justine estaba muy emocionada por el hecho de convertirse en madre de una niña a la cual le había elegido el nombre de Gia, que significa ¨regalo de Dios¨, así que cuando recibió la terrible noticia por parte de los médicos, se sintió devastada y desconsolada, por eso decidió compartir su historia a través de imágenes.

Cuando cumplió 14 semanas y recurrió a una ecografía, el médico le dio la noticia de que su bebé tenía anencefalia (defecto fatal en el tubo neural), así que de continuar con el embarazo el bebé sólo sobreviviría unas horas luego de nacer.

Luego de mucho dolor, lágrimas y pensamientos, Justine tomó la decisión de interrumpir su embarazo, tomó una píldora que le impediría que la placenta continuara funcionando, luego daría a luz a su bebé.

Justine y su esposo Ty, pasaron seis horas con el cuerpo de su diminuta bebé antes de entregarla. En las fotografías es posible ver que la bebé ya estaba formada, mira con atención y podrás ver perfectamente sus piernitas.

Ella decidió compartir estas desgarradoras imágenes con el fin de quitarle el temor a las mujeres y que estas se animen a hablar sobre la pérdida del embarazo, trata de empatizar con aquellas que han pasado por lo mismo.

Fue el 27 de agosto pasado cuando Justine dio a luz y pasó un par de horas junto al cuerpecito de su pequeña hija viviendo los primeros y últimos momentos con ella.

¨No pude evitar llorar desconsoladamente durante todo el proceso de parto pero el llanto no fue para despedirme sino para aceptar que ya no estaría más. Fue un cierre que necesitábamos, después de todo lo que estábamos pasando merecíamos tener nuestra propia historia de nacimiento. Aunque su alma no pasó ni un sólo día en la Tierra, ella logró tocar nuestro corazón de manera profunda¨, dijo Justine.

Le deseamos pronta resignación a la pareja. Un lamentable hecho por el que tal vez muchas mujeres han pasado. Descansa en paz Gia.

Fuente consultada: viralistas

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

ESCRIBE TU COMENTARIO: