Cada día es más difícil creer que una persona pueda amar a otra para toda la vida, pero esta increíble historia te hará recuperar la fe en el amor verdadero.

La bella historia ocurrió en Francia y se dio a conocer gracias a las redes sociales de Emmanuel Pradal, un profesor de filosofía en Bergerac que decidió compartir la increíble historia de amor que estaba viviendo su madre de 89 años.

El hecho de ver a su madre tan feliz, después de muchos años de no sonreír, fue el motivo por el cual Emmanuel hizo pública su historia, para recordaros que el amor verdadero existe.

En el relato, Emmanuel publicó una fotografía de su madre acompañada de el que había sido su ex novio a los 17 años, y a quien tenía casi 70 años de no ver. La fotografía tenía la siguiente leyenda: “¿Ves a esta pareja? Él tiene 90 años, ella 89. Él es mi amigo y ella es mi mamá. Se conocieron cuando tenían 17 años. Él era el mejor amigo de mi papá y un día se la presentó. Ellos se enamoraron e hicieron su vida juntos.”

La pareja se conoció durante la adolescencia, pero tras haber terminado su noviazgo, ambos tomaron rumbos diferentes que los separaron por muchas décadas. Ella se habría casado con el mejor amigo, y él con la prima de ella.

Cuando él enviudó, quiso volver a encontrarse con ella y fue ahí donde supo que su mejor amigo también había fallecido. Así que la vida les estaba ofreciendo una segunda oportunidad.
Ambos comenzaron a volverse amigos nuevamente, se acompañaban a todos lados y siempre estaban el uno para el otro.

Desde su reencuentro, “él comenzó a visitarla cada semana, después dos veces a la semana. Después tres. Mi mamá llevaba años en duelo y poco a poco comenzó a recobrar el gusto por la vida.” fueron las palabras de Emmanuel en la publicación.

Con el paso del tiempo, la relación que estaban llevando parecía más que de solo amigos. Él confesó que desde los 17 años había estado enamorado de ella, y que ahora quería intentarlo de nuevo.

El recuerdo de sus cónyuges fallecidos vivirá siempre en sus corazones, pero ahora la feliz pareja vive cada día al máximo, se disfrutan e intentan recuperar el tiempo perdido; mantienen una relación muy linda llena de buenos deseos y mucho cariño; hasta parece que no han pasado los años.

Emmanuel contó también que sus muestras de amor son infinitas; “Mi mamá se encuentra hospitalizada y él la visita todos los días, la cuida, la cubre con atenciones y regalos” y yo no puedo estar más feliz por ellos.

Comparte esta emocionante historia con todas tus amigas y conocidos. Recuerda no hay edad para el amor. 

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: