En muchos países el frío suele sorprender a los habitantes, incluso cuando año tras año hayamos sido testigos de un mal clima o de nevadas intensas, nunca se está del todo preparado para los desperfectos que el clima pueda traernos como consecuencia.

Eso es tal y lo que sucedió el pasado mes de diciembre en el Condado de Shelby, Alabama, Estados Unidos, por fortuna, las consecuencias no fueron del todo tan lamentables.

Como muchas escuelas, debido a las nevadas, la Escuela Primaria de Montevallo, tomó la decisión de comenzar sus clases más tarde para esperar a que el hielo de las carreteras se derritiera.

Para su mala suerte, un chófer que usualmente pasaba por 50 niños a sus casas, no recibió tales indicaciones y pasó como de costumbre por los pequeños. Luego un incidente lo hizo pensar en la alternativa de regresarlos a todos a su hogar pero eso representaba un peligro para todos, así que tomó otra decisión.

Wayne Price siempre se ha caracterizado por ser un hombre amable con los pequeños y los padres y muy cuidadoso, además de ser un hombre responsable, tiene muchos años trabajando en la primaria antes mencionada, así que todos tienen el concepto de él de que es un hombre intachable.

Luego de que el clima les complicara totalmente llegar a la escuela, él les pidió que apagaran sus teléfonos para que mantuvieran la calma y con la intención de ponerlos a salvo y que estos no se atemorizaran, se le ocurrió llevarlos a resguardar al local más cercano de Mc Donald´s.

De principio se podría pensar que su forma de actuar no era la más correcta, sin embargo, el personal de la escuela tenía total confianza en él, así que no tenían duda de que los niños estaban en buenas manos.

Los niños no entendían por qué Wayne los había llevado a todos a un Mc Donald´s, creían que se había vuelto loco. Enseguida se quedaron asombrados cuando se dieron cuenta de que el hombre les estaba comprando galletas a todos y es que quería recompensarlos porque se habían perdido el desayuno de la escuela debido al retraso que tuvieron.

Eran aproximadamente 50 niños, así que no fue poca cosa lo que Wayne pagó.

Luego de almorzar algo y de que el clima mejorara un poco, los llevó a la escuela sanos y a salvo, ante la acción del hombre, el personal de la escuela respondió a su gesto con una publicación en Facebook:

¨Sr. Price, uno de nuestros conductores de autobús, realmente demuestra el espíritu de la navidad! El Martes, cuando la escuela se retrasó debido a las carreteras heladas y no fuimos capaces de servir el desayuno, compró galletas de Mcdonald ‘ s para todo su autobús de estudiantes! Qué tipo de acto que nuestros estudiantes recuerdan para siempre! Gracias, Sr. Price, por hacer un impacto duradero en la vida de nuestros estudiantes!¨

Los padres de los estudiantes y miles de internautas aplaudieron la generosa acción por parte del hombre.

Wayne recibió muchos comentarios positivos y entre ellos uno de su propia madre:

¨Este hermoso ser humano quien es conductor de autobús es mi hijo. Deseo que obtenga la gloria por todas las cosas buenas que él hace por los pequeños¨.

Sin duda el mundo necesita más personas como Wayne con un corazón de oro ¿no crees?

Nos da mucha alegría que los pequeños y él solo hayan pasado un susto pero que él haya buscado la forma de mantenerlos a salvo y tranquilos.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: