Para un increíble verano nada como sol, arena y playa, éste último un hermoso lugar al que miles de familias salen a vacacionar, especialmente porque es un lugar que transmite paz, ideal para relajarse o broncearse y aunque visitar la playa tiene muchos beneficios, debemos reconocer que también puede llegar a ser un lugar muy peligroso.

Por eso cuando las parejas deciden viajar con sus hijos saben que tienen que estar siempre al pendiente y vigilarlos sin perderlos de vista, pero desafortunadamente un segundo basta para que una tragedia ocurra.

Al menos fue lo que vivió una madre en una playa de Sabaudia en Italia, cuando su hija de sólo 10 años de edad fue arrastrada al mar y ésta era incapaz de luchar contra la corriente para nadar a la orilla, sólo podía gritar desesperadamente  mientras tenía oportunidad y las olas no acababan por sumergirla.

No se sabe si la madre la perdió de vista, si en verdad no la estaba cuidando o con qué fue con lo que se distrajo, lo cierto es que alguien si estaba prestando atención y por su oportuna y valiente actuación, la niña de 10 años fue rescatada.

El héroe de esta historia se llama Valerio Catoia, un joven de 17 años que tiene Síndrome de Down. Valerio miró como las olas arrastraban a la pequeña de 10 junto con una de 14 años y no dudó en acudir a su rescate. Ahora este joven es reconocido en su país por su ¨valentía¨.

Las dos jovencitas gritaban pidiendo ayuda y Valerio no dudó en acudir a su llamado, el padre de éste también lo ayudó rescatando a la jovencita de 14 años.

Valerio no quiso esperar a los rescatistas pues en circunstancias así el tiempo vale oro, además, él no era un principiante en el mar pues nada desde la edad de 3 años y compite con frecuencia en las Olimpiadas Especiales.

Mientras la de 14 años fue rescatada por el padre de Valerio, la de 10 años continuaba sumergiéndose, así que el joven no se dio por vencido y logró rescatar a la pequeña, no conforme con ello le dio primeros auxilios.

Apenas la madre de la pequeña se reunió con ella, la arrebató de los brazos del joven y no le dio reconocimiento alguno por su acto ni sus esfuerzos por rescatar a su hija. Esta lo rechazó totalmente por su condición.

Sin embargo, los espectadores se aseguraron de que el mundo conociera esta historia. Incluso Matteo Renzi, ex primer ministro, afirmó que Italia se sentía muy orgulloso de él por su valentía y gran corazón.

Por otro lado, Lucca Lotti, ministra italiana de deportes, le dio el premio ¨Campeón Solidario de Italia¨.

El joven por su parte solo dijo sentirse extraño ante el reconocimiento de tantas personas pero declara que él continúa siendo el mismo de siempre y que lo volvería a hacer con tal de salvar la vida de cualquier otra persona.

El mundo necesita más héroes como Valerio ¿no crees?

¿Qué opinas acerca del acto de Valerio y de la actitud que la madre de la pequeña tomó hacia él?

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: