Las mujeres buscan a lo largo de su vida, lucir lo más hermosa posible. Esto lo hace con la intención de sentirse bien y busca los medios necesarios para lograrlo, sin embargo en cierto punto también hay que notar que la salud es tan relevante como lo es la estética, incluso mucho más.

Es importante destacar que el cuerpo retribuye la buena salud con belleza, por lo que es necesario sentirse bien para poder lucir bien. Ambos conceptos se ven estrechamente ligados y cobra mayor importancia a medida que pasan los años.

Después de los 35 años, el desgaste constante del organismo se hace mucho más notorio aunque sigue degenerándose de manera lenta y progresiva. Pasa que luego de los 40 años la salud decae peligrosamente, en especial con aquellas personas que no cuidan sus hábitos de vida.

La pérdida de vitaminas y sustancias fundamentales para el organismo, derivan en la formación de arrugas, canas, fragilidad capilar y otros problemas de salud. Para compensar eso, se opta por el consumo de suplementos vitamínicos sin embargo estos no poseen siempre los que realmente necesitamos o en dosis adecuadas.

COMIENZA A MEJORAR EL CONSUMO DE VITAMINAS, CONOCIENDO LAS MÁS ADECUADAS PARA UNA BUENA SALUD.

Vitamina B12: fortalece la sangre y mejora la circulación de manera que ayuda a la salud de los órganos, en especial del cerebro. Igualmente mejora la vitalidad, requieres al menos 2.4 mg diarios.

Calcio: este mineral se hace mucho más necesario a medida que pasan los años para la salud ósea. Se puede consumir en pastillas diariamente o en tofu, almendras, brócolis o espinacas.

Vitamina D: esto puede alterar el nivel normal de azúcar, lo que ocasiona algunos problemas crónicos. Consumir al menos 4000 UI al día, ayuda a mejorar la absorción de calcio.

Magnesio: regula la presión arterial, es ideal para la salud cardiovascular y previene la inflamación en distintas partes del organismo. De igual manera es un mineral necesario para la digestión.

Omega 3: este aceite o ácido graso se halla presente en las grasas del pescado, contiene antioxidantes que revierte los efectos del envejecimiento prematuro, mejora la quema de grasa, la salud cardíaca, previene la pérdida de memoria y más.

Prebióticos: no son precisamente un tipo de vitaminas, sin embargo, las mujeres no pueden prescindir de ellos jamás. Estos alimentos son fundamentales para la digestión y previenen enfermedades del colon, cáncer y problemas de peso.

Es fundamental considerar todas estas vitaminas y cuidar de la salud, no es juego ni algo que se deba tomar a la ligera.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:


Deja tu comentario