Los seres humanos han usado estatuas para representar deidades, sentimientos, críticas y muchas otras cosas desde tiempos muy remotos. Sin embargo, algunas estatuas esconden misterios y secretos que llevan siglos descubrir.

En esta lista, verás algunas de las cosas más curiosas (y extrañas) que se hayan encontrado dentro de las estatuas.

1. Dinero antiguo.

Hace unos años, en 2016 siendo exactos, un grupo de expertos australianos encontraron un tipo de dinero extremadamente antiguo dentro de una estatua china que representaba la cabeza del Buda. El papel moneda, impreso a mediados de 1371, valía alrededor de 1000 monedas de bronce de la época, e incluso tenía mensajes que alentaban a los chinos a denunciar a los malhechores, que en ese momento fueron ejecutados por decapitación.

Es, según los expertos, una de las formas más antiguas de papel moneda jamás utilizada por la humanidad. En Europa, para tener una idea, el papel solo comenzaría a usarse como dinero unos 300 años después. Antes de eso, solo las monedas tenían este tipo de valor de cambio.

2. Escritura del siglo XIV sobre una escultura budista.

Una escritura de la dinastía Goryeo se encontró en 2017 dentro de una estatua de Buda en el templo Silsangsa en Jeolla del Norte, Corea del Sur. Los escritos, que datan del siglo XIV, son una reproducción del volumen 396 del Sutra Mahaprajnaparamita , y son parte de una colección de aparentemente cuatro piezas similares, con tres más ya encontradas en otros lugares de Corea del Sur.

3. Estatua de oro escondida por más de un siglo dentro de otra estatua.

Una estatua de 2,7 metros, titulada “Phra Phuttha Maha Suwan Patimakon” (pausa respiratoria), llegó a Bangkok, Tailandia, en 1801, sin causar mucho alboroto. Cubierta con estuco, una especie de mortero hecho con yeso, arena, mármol y cal, la estatua nunca llamó mucho la atención por su valor. Pasando por varios templos, llegó al templo de Wat Traimit en 1935, donde fue expuesta al aire libre, fuera del lugar, protegida de la acción de la naturaleza y el clima solo por un pequeño techo.

Veinte años después, cuando se estaba preparando para ser transportado nuevamente, terminó cayendo y agrietándose considerablemente, revelando un secreto bien escondido por más de un siglo. Dentro de la “cubierta” de estuco había una estatua de oro macizo, dividida en nueve bloques, que se podía desconectar para transportar la pieza.

4. Llaves y cartas de amor en una estatua de Julieta, de la novela Romeo y Julieta.

En el año de 2015, durante las festividades del Día de San Valentín, especialistas italianos estaban realizando una restauración en una estatua de Julieta cuando se dieron cuenta de que estaba llena de cartas de amor y llaves en su interior.

Los expertos creen que los objetos se colocaron dentro de la estatua a través de pequeñas grietas que la pieza había tenido durante años, el resultado de la acción del tiempo y el comportamiento mismo de los visitantes y turistas, que solían tocar la estatua en busca de buena suerte.

5. Una botella con mensajes en una estatua de Praça Tiradentes, en Curitiba

Durante los procedimientos de restauración realizados en una estatua inaugurada en 1938, en la Plaza Tiradentes, en Curitiba, en 2013 se encontró una botella con una serie de escritos y piezas de metal. La estatua fue hecha por João Turín, quien vivió entre 1878 y 1949.

Después del análisis, se reveló que la carta encontrada dentro de la botella era un registro de la inauguración de la estatua en su ubicación actual, así como la existencia de una posible cápsula del tiempo, enterrada en otro lugar de la plaza.

 

6. Dientes humanos en una estatua de Jesús.En 2014 un descubrimiento, curioso al menos, sorprendió a los investigadores de México, que encontraron dientes humanos en una estatua de Jesucristo de aproximadamente 300 años.

La obra, titulada “Jesús de la paciencia”, se sometió a un procedimiento de restauración. Fue cuando los especialistas se dieron cuenta de la presencia de dientes humanos reales en la región de la boca de la figura. No se sabe exactamente por qué se colocaron los dientes allí, pero no es nada nuevo.

Los antiguos mexicanos usaban partes del cuerpo humano, como cabello, uñas y, como se señaló en este caso, dientes para adornar estatuas.

7. Una cápsula del tiempo dentro de una estatua 

Durante un procedimiento de restauración de una estatua de Jesucristo, titulada “Cristo de la Miseria”, ubicada en la iglesia de Santa Águeda, en España, los restauradores descubrieron que la pieza aparentemente ocultaba algo en su interior.

La estatua estaba llena de cartas de 1777, firmadas por un capellán llamado Joaquín Minguez, de la catedral de Burgo de Osma. Las cartas contaban cómo era la vida en ese momento, incluidos los tipos de cultivos plantados en la región, la organización económica y social del país y las enfermedades más comunes de la época, como la fiebre tifoidea.

Aparentemente, la idea de las cartas era que servirían como una especie de “cápsula del tiempo” para las próximas generaciones.

8. Pergaminos misteriosos y artefactos dentro de otra estatua budista.

Aparentemente, a los budistas realmente les gusta esconder cosas dentro de las estatuas. Recientemente, se descubrió a través de escaneos utilizando tecnologías modernas que una estatua japonesa de hace más de mil años esconde un tesoro misterioso: varios artefactos y pergaminos antiguos nunca antes descubiertos.

La estatua residía en el templo Hokke-ji en la ciudad japonesa de Nara, que fue la capital del país entre 710 y 794, y durante muchos años se pensó que podía ocultar algún tipo de tesoro. Sin embargo, dado que no había interés (afortunadamente) en destruir la obra de arte para analizar lo que había dentro, fue solo con la moderna tecnología de escaneo 3D que los científicos pudieron analizar el interior de la estatua.

9. El esqueleto de un monje budista dentro de una estatua de Buda.

A mediados de la década de 1990,  fueron encontrados restos de un monje dentro de una estatua de Buda, revelando un acto extremo de devoción practicado por los monjes de la época. El procedimiento, al parecer, se realizó después de un proceso llamado “auto-momificación”, por el cual el monje mismo momificó su cuerpo, mientras moría lentamente.

Este caso, registrado en los años 90, es uno de los únicos conocidos hasta ahora.

Seguramente ahora verás las estatuas de una manera distinta. Comparte estos sorprendentes descubrimientos con tus amigos.