Una de las medidas más importantes para evitar el contagio masivo de COVID-19 es el aislamiento social, sin embargo, existen todavía miles de personas que incumplen con esta norma y ponen en riesgo tanto sus vidas como las de quienes los rodean.

Ante el alto flujo de personas en las calles de Indonesia, una funcionaria ha presentado una nueva medida como castigo a quienes rompan la orden de aislamiento. Su medida parece algo extraña en un principio, pero si lo piensas bien hará que muchas personas lo piensen dos veces antes de la salir a la calle.

La medida consiste en encerrar en casas consideradas como “embrujadas” a todos los que falten a la cuarentena. De esta forma la funcionaria indonesia pretende darle una lección a las personas que están poniendo en riesgo la salud de sus comunidades.

La funcionaria solicitó el apoyo de su población para la identificación de casas, departamentos, etc en situación de abandono y con la creencia de tener algún hechizo o embrujo. En este país, se tiene muy presente la creencia de actividad paranormal y la existencia de seres sobrenaturales.

Hasta el momento 5 personas han sido enviadas a las casas embrujadas como sanción por violar la indicación de la cuarentena. En esta casa ubicada en el pueblo de Sepat, los dirigentes colocaron camas separadas por cortinas para que las personas tengan donde dormir.

Hera Susanto, un hombre proveniente de Sumatra, es uno de los jóvenes que han sido forzados a terminar su cuarentena en la vivienda. Él asegura que hasta el momento no ha visto o sentido la presencia de algún ser extraño, sin embargo, reconoce que ha aprendido la lección.

“Ya veremos qué ocurre después. Este castigo es por el bien de todos, he aprendido la lección.” – añadió el hombre proveniente de Sumatra.

¿Qué opinas tú de esta medida como sanción? Escalofriante, ¿verdad? Compártela con tus amigos para que no salgan de sus casas.