Normalmente la familia se compone de padre, madre e hijo y cada uno cumple un rol diferente. En el caso del padre este tiene un protagonismo importante para la formación de los hijos.

El padre representa la autoridad más que la madre, y el niño sobre todo si es varón ve en él un modelo a seguir. Si el padre rechaza al niño cuando éste es pequeño, el niño crecerá con ese sentimiento y posible que hasta tenga algún trauma producto de este rechazo.

En cambio si el niño es querido y aceptado por el padre. Crecerá con esa buena imagen y la conservará el resto de su vida.

Esta aceptación o rechazo, la percibe el niño desde que está en el vientre de la madre. Ya que la figura masculina es de gran ayuda para la mujer durante la gestación, si la mujer está sola se sentirá triste por eso y ese sentimiento llegará al bebé.

Pero si la mujer está en compañía de su esposo o pareja, se sentirá apoyada con el embarazo y esto también lo percibirá el bebé.

Los niños necesitan de su padre desde que son pequeños. Aquellos niños que crecen junto a su mamá y a su papá son niños que por lo general casi no presentan problemas de comportamiento y tienen una mejor capacidad intelectual. Y aquellos que crecen sin papá tienen a desarrollar problemas de conducta.

Las niñas son las que más sufren por la falta de la figura paterna y esto también lo reflejan durante su adultez.

Estudios han demostrado que la mujer transmite a los hijos valores como el amor, la protección y la solidaridad. Pero el hombre transmite la parte lógica y racional, por lo que es muy importante su participación dentro de la crianza de los hijos.

Vendo esse vídeo tão lindo e pensando… "Como pode um pai abandonar o seu filho e abrir mão de momentos como esse?"

Publicada por David Pedro en Viernes, 15 de junio de 2018

Fuente consultada: David Pedro

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: