En un país donde la renta cada vez es más cara y las posibilidades de conseguir una casa ideal es casi imposible, uno se tiene que hacer de la creatividad, esfuerzo y optimismo para salir adelante y tener el estilo de vida que tanto desea.

Te presentamos a Jessie Lipskin, una joven neoyorkina de 30 años de edad quien en lugar de buscar la casa de sus sueños, decidió crearla.

Jessie siempre soñó asentarse en un hogar que le permitiera ahorrar dinero y llevar un estilo de vida ecologista, así que un dia que estaba revisando la pagina de compras en línea Ebay, encontró un hermoso camion marca GMC Greyhound Commuter del año 1966 y sin pensarlo terminó por comprarlo.

A partir de ese momento ella decidió convertir su camión en una hermosa casa sobre ruedas.

A pesar de las críticas de la gente que se oponía a su decisión, pues desafiaba a la forma tradicional de vivienda y de no tener conocimientos de plomería, electricidad y carpintería, se armó de coraje para continuar con el proyecto.

La parte más difícil fue encontrar a la gente indicada para que le ayudará a completar el proyecto.

Además, los ángulos del autobús y las ventanas de estilo inclinado dificultaban el proceso para obtener un mejor diseño posible de carpintería curvada.

Después de tres años el proyecto terminó.

Y los resultados son magníficos:

Vista desde el área del dormitorio principal hacia la cocina

La pintura le da un toque rústico.

Los cojines fueron mandados a hacer a la medida.

Quedó mejor que un departamento común.

Todo se ve tan acogedor.

Hasta cuenta con una pequeña librería

Esta es solo una parte del armario, se extiende a la izquierda y derecha.

Aquí una pequeña parte de la cocina.

El baño tiene pisos de madera de caoba con ranuras que drena para secar la ducha del poste

El desagüe de la ducha se conecta al desagüe del piso y ambos conducen al tanque de agua que está montado debajo del autobús.

La joven agregó detalles que le dan un ambiente más hogareño al camión.

La cocina tiene una hermosa vista a la naturaleza.

Ahora está lista para vivir grandes aventuras en su casa sobre ruedas.

La moraleja es que si tienes un sueño, no te enfoques en los obstáculos, sino en hacerlo realidad.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: