Cuando los diseñadores no están completamente inspirados a la hora de poner en práctica sus proyectos, ¡los resultados pueden ser divertidos! Para muestra te traemos 15 ejemplos que te van a hacer reír a montones. Compruébalo tú mismo:

1. Buenas pesadillas. 2. No es la mejor imagen que puede darle a su hijo para pintar. 3. Entrar en esa regadera no es tarea fácil.
4. Supuestamente, esta impresión es ideal para aquellos que quieren verse un poco más delgados. 5. Cuando solo una puerta no es suficiente.
6. Imagínese si esta moda pega. 7. Se suponía que esta alfombra tenía una impresión de flamenco, pero parece que fue la escena de un asesinato.
8. ¿Por qué este minion tiene dos cejas? 9. ¿Para qué sirve esta rampa de acceso? 10. No es el mejor plato que hayan inventado para comer sopa. 11. Este banco espera en una parada de autobús.
12. Estoy un poco confundido … ¿A qué baño debo ir? 13. Mejor ni siquiera sé en qué estaba pensando el diseñador detrás de esta muñeca cuando hacerlo. 14. Reto: Beba café de esta taza sin quedarse ciego o lastimarse la cara.
15. «No, esto no está oxidado, es el ‘diseño’ de la pared».

La creatividad sin sentido común puede llevar al desastre y para muestra está la galería que acabas de ver. Comparte esta nota con tus amigos diseñadores para que no cometan errores similares.