Brasil es un país muy estricto en cuanto a la ley de protección de animal, es ilegal tener a un animal salvaje o exótico como mascota, y aunque muchas personas estén de acuerdo con dicha ley, al parecer Dindim piensa lo contrario ya que visita a su mejor amigo cada año desde el 2011 en las playas de Brasil en donde se conocieron.

En el año 2011 durante un accidente de derramamiento de petróleo Dindim fue encontrado por Joao Pereira De Souza, un albañil retirado de 71 años de edad. Cuando encontró a Dindim este estaba cubierto de petróleo y agonizando, posiblemente imaginaba que sería su final. Pero después de que el hombre lo rescató, cuidó de él con mucho esmero hasta que finalmente el pingüino mejoró, después Dindim no quería alejarse de él, pero al final tuvo que hacerlo pues necesitaba de su hábitat.

Al siguiente año el anciano quedó conmovido y se llevó una gran sorpresa al ver que Dindim había vuelto y al siguiente y todos los años posteriores… Y siempre le regala un beso. 

Cuando Joao fue entrevistado en un programa de televisión comentó que ama al pingüino como si fuera su propio hijo y piensa que el también lo quiere de la misma manera. Por otra parte, Dindim no deja que nadie lo toque, siempre que alguien se le acerca le lanza picotazos. Siempre que tiene oportunidad se lanza en el regazo de Joao y con él es todo lo contrario pues si permite que lo alimente, que lo duche y lo levante en brazos.

En una ocasión le comentaron a Joao que Dindim jamás volvería, pero la realidad es que lleva viniendo cada año desde el 2011.

Cada año Dindim nada 8000 km para para encontrarse con su mejor amigo.

A continuación, te dejamos un vídeo que muestra esta tierna amistad:

Una historia realmente conmovedora que demuestra que la amistad si puede existir entre un humano y un animalito o ¿tú qué opinas al respecto?

¿Qué te pareció esta hermosa historia? 

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

ESCRIBE TU COMENTARIO: