Invasión de osos polares, el miedo se generaliza por todo el lugar, parece una escena sacada de una película, pero no lo es. Desde diciembre del año pasado, 2018, los 3000 habitantes de Novaya Zemlya, ubicado en la zona ártica, noroeste de Rusia, han tenido una singular visita: 52 osos polares han invadido su pueblo.

La triste razón de todo esto es que estos animales no están ahí por gusto, sino que han sido literalmente obligados a moverse a causa del calentamiento global.

El hielo a comenzado a derretirse y no se detiene, por lo que deben moverse, es eso o morir de hambre. Pero, ¿qué los obliga exactamente a irse de sus hogares?, sencillo, los osos tienen una alimentación basada en focas, sin embargo, estas necesitan del hielo marino.

Pero al ocurrir el deshielo desmedido, trae alteración en la vida de las focas y por lo tanto, también de los osos, quienes deben salir del hielo, o del poco que queda, para buscar comida que ya no encuentran donde salían tenerla.

Osos polares en contacto con personas

Son un total de 52 osos, algunos de ellos agresivos, está hambrientos, y es comprensible. El miedo es general y son muchas las personas que temen salir de sus casas; incluso, algunos padres de familia, se asustan al pesar que sus hijos vayan a la escuela.

Estos animales nunca habían tenido contacto con seres humanos, y es lógico, no habían tenido la necesidad de salir del hielo. Esta situación es delicada, por un lado, los habitantes de la zona pueden estar en peligro por los hambrientos mamíferos.

Por otro, estamos hablando de osos polares, animales en peligro de extinción, cuya caza está prohibida.

Osos buscando comida en la basura

Este video fue grabado en un Archipielago Ruso, donde acausa del derretimiento del hielo y falta de alimento, estos animales se sintieron obligados a salir de su habitad natural para no morir de hambre. Hoy en día se encuentran buscando restos en la basura… ¿Que estamos haciendo humanos?

Publicada por La Voz de la Madre Tierra en Lunes, 11 de febrero de 2019

Protegidos, por un lado, pero expulsados, no por la naturaleza, sino por las consecuencias de la sobre explotación natural y sobre producción realizada por los mismos humanos.

¿Qué están haciendo para sacarlos?

Los encargados están intentando sacar los osos con patrullas y ayudándose de perros; sin embargo, no están obteniendo óptimos resultados, lo cual es muy desalentador, ya que se comenta que de seguir así la situación se podría optar por sacrificar algunos animales.

Una verdadera pena, ya que los osos polares son víctimas colaterales de los cambios climáticos.

Esperemos encuentren otra solución que no sea acabar con sus vidas.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: