Si bien el coronavirus está causando estragos en la economía de muchos países, la naturaleza comienza a agradecernos, de diferentes formas, el respiro que le estamos dando al no salir de nuestras casas.

Una buena noticia ante esta crisis es que el Campamento Maesa, en Chiang Mai Tailandia, ha decidido cerrar sus puertas y liberar a sus elefantes para que puedan correr libres por los campos.

En este campamento, los turistas montaban a los elefantes quienes vivían diariamente atados a pesadas sillas de madera y metal con el fin de entretener a los visitantes. Sin embargo, ante la falta de turismo a causa del coronavirus, el gobierno ha solicitado el cierre de esta actividad.

“Debido a la expansión del coronavirus, cada vez llegan menos turistas y eventualmente el Gobierno nos ordenó cerrar, por eso hemos removido las sillas para liberar a los elefantes.” – comentó Anchalee Kalampichit, director del campo de animales.

Esta es la primera vez en 44 años, que los elefantes pueden correr libres sin ningún tipo de ataduras o vestimentas en sus cuerpos.

“Desde que iniciamos este negocio en 1976, montar elefantes ha sido la actividad preferida de los turistas.” – añadió.

Kalampichit confirmó que aún cuando la situación mejore y el turismo comience a crecer, no volverán a practicar este tipo de actividades, pues hoy en día reconocen la importancia del cuidado animal, por lo que han comenzado a desarrollar un plan estratégico para continuar atrayendo gente, sin herir a los animales.

El objetivo principal de esta nueva medida es cambiar las formas de entretenimiento que brinda el campamento de modo que los animales no se vean perjudicados.

“Recibiremos a los turistas que quieran aprender sobre estos mamíferos y la forma en la que viven en la naturaleza.”

¡Aplausos al Campamento Maesa por este gran cambio!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: