Es difícil verlos a menos que sea con una fotografía.

Ser grande, o mejor dicho, ser “gigante”, no es sinónimo de ser visible o ser el centro de atención. Hay algunas personas que, a pesar de ser altas e imponentes, son tímidas y prefieren esconderse detrás de escena. Paralelamente sucede lo mismo ocurre con algunos animales que, a pesar de ser prácticamente gigantes, tienen un comportamiento tímido.

Por esta razón, pasan desapercibidos, como personajes secundarios en una trama en la que la naturaleza es el gran autor. Como resultado, terminamos sin verlos.

Pero hoy conocerás a algunos de nuestros pequeños amigos, que, probablemente, solo verás aquí, ya que sus hábitats tampoco tienen fácil acceso. Conoce 10 animales gigantes que raramente vemos nosotros:

1. El búho de Blakiston.

El Búho blakistoni es uno de los búhos más grandes del mundo y todavía hay mucho debate en la comunidad científica sobre cuál es el búho más grande en sí mismo.

Esta especie fue descubierta por el naturalista Thomas Blakiston en 1883 y, debido a que vive en bosques cercanos a ríos en Siberia, noreste de China, Corea del Norte y Japón, es muy difícil de detectar. Está muy cerca de ser el búho más grande del mundo, ya que pesa 4.6 kg, con una envergadura de casi 2 metros. Su dieta se basa en peces, pero hay pocos ejemplares de este búho en el mundo, ya que la persecución de los cazadores, la reducción de las reservas de pesca y la destrucción de su hábitat han llevado a esta especie al borde de la extinción.

Esta especie es tan diferente que en la isla de Hokkaido, en Japón, se consideraba en las leyendas antiguas un espíritu que protegía las aldeas de los pueblos indígenas ainu.

2. Calamar gigante.

Los calamares son animales raros por naturaleza pero, ¿Alguna vez has visto un calamar gigante?

Bueno, la razón es muy simple: estos seres viven muchos metros debajo de la superficie del océano, de modo que su tamaño final puede alcanzar los 13 metros de longitud.

Estos calamares gigantes, también conocidos como Architeuthis, son tan misteriosos que han surgido varias leyendas e historias sobre ellos, como la leyenda de Kraken.

Pero algunos encuentros inusuales entre ellos y los humanos en áreas más poco profundas del mar ya han ocurrido, generalmente cuando los calamares fueron atacados o heridos.

El descubrimiento de la existencia de un calamar gigante ocurrió en 2012, cuando un equipo de científicos de diversas nacionalidades envió un vehículo sumergible a la costa de Japón con fines de estudio.

3. Pez Remo.

El pez remo tiene una apariencia aterradora, muy similar a una serpiente que navega por las aguas. Su nombre científico es Regalecus glesne, pero recibió el nombre de “pez remo” debido a que sus largas aletas pélvicas parecían remos.

Esta especie puede alcanzar los 17 metros de longitud, lo que la convierte en el pez óseo más grande del mundo.

Increíble, ¿no es así? Pero no solo por eso: el pez remo es una de las criaturas más misteriosas del planeta, que vive escondida en las profundidades del océano con otros seres gigantes.

Por esta razón, es extremadamente raro ver un pez remo, y solo los submarinos pudieron, con mucho esfuerzo, realizar esta tarea.

Por lo general, las especies que habitan en las profundidades del océano solo emergen cuando están heridas o ya están muertas.

4. Phobaeticus chani.

Los insectos no siempre caben en la palma de la mano, algunos pueden ser gigantes. Y el más grande fue descubierto en 2008, muy similar a la rama de un árbol.

El Phobaeticus chani es una especie de insecto palo, considerada la especie de insecto más grande del mundo. El espécimen más grande conocido en esta categoría mide 50 centímetros de largo con sus patas estiradas y ahora forma parte de la colección del Museo de Historia Natural de Londres.

Poco se sabe sobre Phobaeticus chani, pero sabemos que los machos son marrones y las hembras tienen un tono más verdoso.

Viven en las copas de los árboles y las hembras de esta especie ponen huevos que se parecen mucho a las semillas.

5. Mariposa gigante.

Puede parecer aterrador, pero existen. La Ornithoptera alexandrae es el nombre de la mariposa que es tan grande que puede confundirse con un pájaro, es originaria de Papua Nueva Guinea.

Hay una buena concentración de esta especie en una pequeña área de bosque tropical cerca de la costa. Este insecto fue descubierto en 1906 y, debido a su tamaño, se convirtió en uno de los insectos más codiciados por los coleccionistas, algo que causó que la especie se redujera drásticamente. La caza furtiva y la destrucción de su hábitat redujeron su población.

6. Bathynomus giganteus.

Además de los Armadillos comunes, hay otro similar muy grande: una criatura conocida como Bathynomus giganteus, un isópodo que mide hasta 80 centímetros de largo y puede pesar hasta 2 kg.

La diferencia es que este “armadillo” es un crustáceo, un pariente lejano del camarón y el cangrejo, y vive en las profundidades del océano.

El exoesqueleto rígido que posee, así como el de sus parientes, y es capaz de acurrucarse como una pelota para protegerse. Tienen siete patas enormes y habitan en las profundidades de más de 2 mil metros.

Su dieta consiste en cadáveres de ballenas, peces y calamares y se pueden encontrar en acuarios de todo el mundo, especialmente en Japón, un país donde este tipo de animal es muy popular.

7. Tatu Canastra.

Podría ser fácil detectar un animal casi del tamaño de un cerdo, cubierto de escamas y garras de hasta 20 centímetros, ¿verdad? Bueno, no exactamente: al armadillo gigante, conocido como Priodontes maximus, le encanta esconderse y, por misteriosos que sean, los científicos tuvieron que instalar cámaras en ellos para poder comprender más sobre su hábitat.

El biólogo Arnaud Desbiez, coordinador del Proyecto Tatu-Canastra, en el Pantanal, afirma que pocas personas vieron a este animal en la naturaleza antes de que comenzara el proyecto, ni siquiera los residentes de la región sabían de su existencia.

Lo que se ha descubierto es que pueden pesar hasta 50 kilos y alcanzar un máximo de 1,5 metros de longitud, que es el doble del tamaño de un armadillo ordinario. Este tamaño, sin embargo, no te ayuda a acurrucarte en una pelota para protegerte, como con los armadillos comunes.

El armadillo gigante solo usa sus garras y, por lo tanto, se considera una especie vulnerable debido a la caza y la destrucción del hábitat.

8. Rana Goliat.

La rana Goliat es una especie africana de anfibios que puede medir hasta 40 cm y pesar 3 kg. Su habilidad para saltar es tan impresionante que puede alcanzar los 3 metros de una vez.

Es considerado como el anfibio más grande del mundo y es un verdadero maestro del camuflaje, ya que es capaz de esconderse por completo.

Este animal vive cerca de los ríos en los bosques costeros de África occidental y es una de las especies en peligro de extinción. Desafortunadamente, su población ha disminuido un 50% en las últimas tres generaciones, por la razón de que es un animal apreciado como alimento en el mercado exótico, al mismo tiempo que los programas de cría en cautividad de esta especie no han tenido éxito.

9. Araña cazadora gigante.

Su nombre ya nos parece aterrador pero su nombre científico real es Heteropoda maxim. Afortunadamente, sus actividades depredadoras se limitan solo a los insectos.

Estas arañas son difíciles de ver, ya que se encuentran en regiones de cuevas muy estratégicas, solo en Laos, e incluso allí es difícil detectarlas.

Esta especie fue descubierta en 2001 por el biólogo Peter Jaegar, de la Universidad de Mainz, Alemania, y muchas de estas arañas incluso fueron retiradas de su hábitat debido a la demanda de animales exóticos a través del comercio ilegal.

Los biólogos estiman que por cada cien arañas que alcanzan su destino final, otros mil mueren cuando son retirados de su hábitat. Se espera que disminuya el interés en esta especie para que pueda seguir existiendo.

10. Nutria.

La franja tropical de América del Sur sigue siendo un hogar perfecto para los gigantes. Ya que cuenta con los miembros más grandes de las familias de armadillos y osos hormigueros, además del carpincho, considerado el roedor más grande del mundo.

Una nutria, también conocida como Pteronura brasiliensis, puede alcanzar los 2 metros de longitud, pero al mismo tiempo que puede lidiar bien con sus depredadores naturales, como los caimanes y los jaguares, las nutrias tienen un temperamento dócil y curioso, lo que lo hizo ser Una gran víctima de la caza.

Hoy en día, la nutria está amenazada debido a la actividad humana en el Amazonas y el Pantanal. El comercio de su cuero ya era muy valioso, a pesar de haber sido prohibido en 1975.

Aunque sea difícil detectar a muchas especies de este conteo, como has leído muchas están en peligro de extinción. Comparte esta nota para que todos se sorprendan de estos grandiosos animales y también exijan que los cuiden para poder sorprendernos con ellos muchos años más.